www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica económica

¿Qué es el banco malo y para qué sirve?

lunes 29 de octubre de 2012, 22:02h
La primera idea que debemos tener en mente es que Sareb, es decir, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, es el cubo de basura del sistema financiero español.

Los bancos y las cajas, especialmente estas últimas aunque no todas en la misma medida, espoleados por la política irresponsable del Banco Central Europeo, se han dedicado a crear crédito de la nada y canalizarlo a todo el sistema económico. La economía se ha hinchado sin crecer, ha ido por caminos que no debía haber tomado, y muchos de esos proyectos iniciados con la falsa riqueza del falso crédito bancario se han quedado en eso, o que adquirieron un valor que nada tiene que ver con la realidad, están en los balances de los bancos.

Los bancos tienen que reconocer la basura que han acumulado en este tiempo. Y tienen que deshacerse de ella, vendiéndola a precios de mercado, que es el precio al que pueden venderlos. Al hacerlo se producen dos cosas. La primera es que reconocen en sus cuentas la pérdida real por la mala gestión. Una mala gestión colectiva, porque actuaron concertadamente bajo la batuta del BCE. La segunda es que, al liberar esos activos, quedan libres para que se pongan al servicio de la economía. Ora directamente como bienes de consumo duradero, ora como bienes de inversión, a los que se le puede sacar un rendimiento. Ese rendimiento, claro está, sólo será el adecuado si el precio de esos bienes inmobiliarios (suelo, promociones terminadas o no, viviendas, oficinas…) llegan al mercado con el precio justo, que es el del mercado.

Los bancos se resisten a dar ese paso de limpiar sus cuentas. Esto es muy desafortunado porque, si por un lado ello les fuerza a reconocer pérdidas, por otro se muestran ante el mercado con su valor real, no con un valor hinchado que nadie, nadie, se cree. Por eso el grifo de la financiación a los bancos españoles es próximo a cero. Por eso los bancos españoles tienen que financiarse en el BCE y precisan del dinero público, porque nadie confía en ellos. Aquí es donde entra en acción el banco malo.

Es, ya lo hemos dicho, el cubo de basura del sistema financiero español. Pero también es un alfiler para la burbuja inmobiliaria. Porque acelera (esa es la idea) el estallido de esa burbuja, ya que facilita un mecanismo para que los bancos limpien sus balances y esos activos salgan al mercado a un precio… de mercado. Aquí no acaban sus funciones. Porque, al hacerlo con todos los bancos con problemas, al hacer de lavadora del sistema bancario, facilita que el inversor internacional se plantee que, acaso, el sistema financiero español sea ya lo suficientemente creíble como para volver a confiar en él.

Según ha explicado este lunes el Banco de España, los activos tendrán un descuento medio del 63,1 por ciento. Es decir, los bancos le cederán sus activos con un descuento sobre el valor en libros de un 63,1 por ciento. En el caso de la vivienda media será del 54,2 por ciento, las promociones en curso del 63,2 y el suelo del 79,5 por ciento. El otro gran capítulo es el de los préstamos, cuyo descuento medio será del 45,6 por ciento. Cabe preguntarse: ¿Cómo van a aguantar los bancos pérdidas tan abultadas? La respuesta se conoce antes incluso que la pregunta, porque es que los bancos le harán frente con las provisiones que han tenido que dotar tras las dos fases de la restructuración financiera diseñada por el Ministerio de Economía, y que están en marcha. Recordemos que esas provisiones rondan los 83.000 millones de euros. Y “en ningún caso el tamaño de la Sareb excederá de 90.000 millones de euros”, según explica una nota del Banco de España. Este no es el día de explicarlo, pero ni los bancos han puesto aún los 83.000 millones, ni esa cantidad sería suficiente, ni lo serán los 90.000 millones de la Sareb.

Esta rebaja en los activos (63,1 por ciento) y en los préstamos fallidos (45,6 por ciento) permitirá, según el plan del Banco de España, una rentabilidad a largo plazo del 14 o del 15 por ciento. ¿Por qué dice esto? Porque espera que los inversores internacionales acudan a adquirir el capital de la Sareb. Es decir, aquí el banco malo ofrece aún una nueva función. No sólo es un cubo de basura, no sólo es un alfiler de la burbuja, no sólo permite que se abran las ventanas de los bancos españoles, sino que es una puerta de entrada al capital español y foráneo; especialmente este último. Además de ese capital privado, la Sareb se financiará con deuda senior avalada por el Estado y por deuda subordinada perpetua.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.