www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

egipto puede ser el intermediario para una tregua

Sirenas de alarma al sur de Israel por temor a un ataque de Hamás

lunes 19 de noviembre de 2012, 21:10h
En la ciudad de Ashkelon, a doce kilómetros de Gaza, las informaciones sobre un posible alto el fuego llenan las radios y diarios, pero las calles, tiendas y cafeterías están notablemente despobladas en una jornada en la que fueron lanzados contra la urbe 14 cohetes, sin causar heridos.

Efe presenció el disparo contra la ciudad de dos salvas de cinco cohetes cada una, ocho de los cuales fueron interceptados por el sistema anti-misiles "Cúpula de Hierro" causando un notable estruendo.

De los catorce, once proyectiles fueron interceptados, pero uno de los restantes cayó en el patio de un colegio, que se encontraba vacío porque las clases estás suspendidas a cuarenta kilómetros de la franja desde que comenzó la ofensiva, en la que las milicias de Gaza han lanzado en torno a un millar de cohetes.

"Este cohete (en el colegio) es un Grad con una carga explosiva de cinco kilos. Los niños no están viniendo, pero calculamos que todo aquel que hubiera estado a 50 metros del impacto habría muerto o resultado gravemente herido", explicó a Efe el portavoz policial, Mickey Rosenfeld, frente al techo protector de hormigón perforado por el proyectil.

Un boquete, más superficial, en el suelo daba cuenta del impacto en el centro educativo, donde estudian cientos de alumnos.

Hoy fueron disparados contra Israel un total más de 125 cohetes, de los que 46 fueron interceptados según señaló a Efe un portavoz del Ejército.

Tanto Ashkelon como la cercana Ashdod, la quinta ciudad de Israel, en la que residen 270.000 personas, parecen sumidas en una suerte de letargo, con comercios abiertos pero pocos clientes y los parques infantiles completamente desiertos.

Es la consecuencia de la dinámica de violencia en la que se ha visto envuelta la zona desde que el pasado miércoles Israel lanzase su operación Pilar Defensivo con el "asesinato selectivo" del líder del brazo armado de Hamás, Ahmed Yabari.

Con cien muertos palestinos en Gaza, la mitad civiles, desde entonces y tres civiles muertos en Israel, la comunidad internacional se esfuerza por lograr un alto el fuego que evite una invasión terrestre que el fin de semana pasado parecía inminente y ahora se ve algo más lejana.

Las apuestas están, en palabras de un comentarista de la radio pública israelí, "en un 50-50", es decir, con idénticas posibilidades de que la tregua se haga realidad o que tropas israelíes penetren de nuevo la franja, como hicieron hace cuatro años en la Operación Plomo Fundido, en la que murieron unos 1.400 palestinos, en su mayoría civiles.

Esta última opción cuenta con escaso apoyo (30%) en la opinión pública israelí, que en cambio apoya la operación de forma abrumadora (84%) y ha elevado hasta veinte puntos la popularidad del primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Ehud Barak, según una encuesta difundida hoy por el diario "Haaretz".

La alternativa de un acuerdo bajo mediación internacional, que se intenta alcanzar desde varios frentes con creciente ahínco, tiene que traer a Israel "años" sin cohetes y no "una tregua que dure una semana", subrayó hoy a Efe en Ashdod el ministro de Diplomacia Pública israelí, Yuli Edelstein.

"Hay esfuerzos, no por nuestra parte, sino por la de Egipto y Estados Unidos, de lograr una salida negociada. No estamos en contra de eso, siempre que lleve al cumplimiento de los objetivos de la operación", agregó.

El ministro recalcó que, para ser duradero, cualquier eventual alto el fuego necesitaría "garantías internacionales".

Según el canal dos de la televisión israelí, el Gobierno de Netanyahu es partidario de un acuerdo "significativo" y "largo" certificado por El Cairo que implique el cese completo tanto de los ataques indiscriminados con cohetes como los específicamente dirigidos a las tropas israelíes que patrullan la frontera.

Una delegación compuesta por cuatro militares israelíes se encuentra desde ayer en El Cairo para negociar un borrador de tregua con los servicios secretos egipcios que fue posteriormente presentado al máximo líder de Hamás, Jaled Meshal, según informó a Efe una fuente de los servicios de seguridad de Egipto.

Hoy, Meshal dijo en la ciudad que Israel "ha pedido" un alto el fuego porque sabe que una ofensiva terrestre sería "mortal" para sus soldados.

"Quien ha empezado la guerra tiene que frenarla y la tregua tiene que llegar con nuestras condiciones", destacó Meshal antes de matizar que su grupo no quiere ni "una escalada de la violencia ni invitar al enemigo a una guerra terrestre".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está hoy en El Cairo para abordar la crisis; y en Israel el ministro de Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, tras hacerlo ayer el de Francia, Laurent Fabius, que pidió "impedir una guerra a largo plazo".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios