www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Proceso de paz en Colombia

El Ejército colombiano mata a "decenas" de guerrilleros durante un bombardeo

lunes 03 de diciembre de 2012, 12:24h
Al menos 20 guerrilleros han muerto este domingo durante un bombardeo del Ejercito colombiano contra un campamento de las FARC, situado en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador. El incidente coincide con las conversaciones de paz que arrancaron este 19 de noviembre entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y el grupo narcoterrorista.
Un bombardeo militar sobre un campamento de las FARC causó la muerte a "decenas" de guerrilleros de la columna móvil "Mariscal Sucre", confirmó a Efe el portavoz de la Brigada XXIII del Ejército que opera en el convulso departamento colombiano de Nariño, el coronel Luis Emilio Cardoso.

Medios locales informaron de que el saldo fue de al menos 20 rebeldes muertos, aunque Cardoso explicó que la Fiscalía, la encargada del levantamiento de los cadáveres, todavía no ha establecido el número exacto de fallecidos.

El bombardeo tuvo lugar, según el coronel, en la noche del sábado sobre el municipio de Ricaurte, cercano a la frontera con Ecuador, en el suroeste de Colombia.

"Entre los fallecidos sí está confirmado que se encuentra el cabecilla de esta unidad, alias 'Guillermo Pequeño'", agregó el portavoz militar, quien señaló que mañana se ampliará la información en una rueda de prensa en Tumaco, ciudad cercana a la zona del bombardeo.

Por su parte, el brigadier general del Ejército, Jorge Alberto Segura, dijo a Caracol Radio que los guerrilleros muertos en el bombardeo serían al menos veinte.

"Tropas de la Tercera División (del Ejército), con el apoyo de la Fuerza Aérea, lograron dar un golpe contundente a las FARC, a la estructura Mariscal Sucre, y se habrían dado de baja a 20 guerrilleros", manifestó el brigadier general.

Según Segura, alias "Guillermo Pequeño" llevaba dentro de la organización guerrillera 25 años. Este suceso se produce en pleno diálogo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC, que comenzó formalmente el 19 de noviembre en La Habana y la semana pasada concluyó la primera fase con un acuerdo: la decisión de incluir a la sociedad civil en el proceso de paz.

El mismo día que comenzaban las negociaciones, la guerrilla anunció un alto el fuego unilateral, al que no se sumaron las fuerzas de seguridad del Estado colombiano, ya que, según el presidente Juan Manuel Santos, sólo cesará la persecución a los rebeldes cuando se haya logrado un acuerdo definitivo.

Noviembre de 2013, el plazo para la paz

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha ampliado desde junio hasta noviembre de 2013 el plazo máximo para que el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) alcancen un acuerdo en la mesa de negociaciones de La Habana.

Santos ha considerado que el actual diálogo de paz "no puede ser un proceso de años, sino de meses". "Es decir, no puede durar más allá de noviembre del año entrante, yo diría que antes", ha señalado, durante su intervención en el II Foro Ideológico del Partido Verde, que se ha celebrado este domingo en la ciudad de Cartagena.

A pesar de establecer un calendario para el proceso de paz, el mandatario ha subrayado la importancia de "tener paciencia" y de "no exigir resultados inmediatos" a las partes porque "la mesa de negociaciones es muy compleja". "Se están discutiendo temas muy complejos", ha recordado.

Además, ha reiterado la disposición del Gobierno a poner fin al conflicto. "Si las FARC, efectivamente, quieren pasar de las balas a los votos y tratar de lograr sus objetivos a través de los procedimientos democráticos, encontrarán en el Gobierno toda la disposición, todas las facilidades y todas las garantías", ha dicho.

A este respecto, ha recordado el caso del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ex guerrillero del M19, como ejemplo de participación política. "Ha llegado a la Alcaldía de Bogotá y quiere nacionalizar las basuras. Es su decisión y si le va bien, perfecto y si le va mal, el pueblo lo castigará", ha indicado.

Con todo ello, Santos ha estimado que "las condiciones para lograr un acuerdo de paz están dadas". "Este proceso tiene todo el apoyo del pueblo colombiano, tiene todo el apoyo de la comunidad internacional y nosotros, como Gobierno, realmente queremos que tenga éxito", ha sostenido.

No obstante, el jefe de Estado ha advertido de que "si lo que (las FARC) pretenden es nuevamente hacer su revolución por decreto en la mesa de negociaciones, transformando la Constitución y el país, ahí no habrá paz", según el comunicado del Sistema de Información del Gobierno (SIG).

"Por eso la agenda temática que se acordó y se firmó, tiene que ver con lo segundo y no con lo primero: con la forma de pasar de las balas a los votos", ha explicado. "Que hagan política, estamos más que dispuestos, pero no pueden hacer política armados, sería totalmente inaceptable", ha subrayado.