www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Presidente francés en visita oficial en Argelia

Hollande y Buteflika hablarán de economía y geopolítica

miércoles 19 de diciembre de 2012, 18:30h
Este miércoles François Hollande y Abdelaziz Buteflika han comenzado sus entrevistas en el marco de la visita del presidente francés a Argelia, unos encuentros que los temas centrales serán economía y geopolítica.
El Presidente francés François Hollande ha mantenido su promesa: visitar Argelia en su primera salida a un país norteafricano. Rompiendo la costumbre de los Jefes de Estado y de gobierno galos que le han precedido, Hollande no ha ido a Marruecos, sino a su vecino, hermano y rival, Argelia. El régimen de Abdelaziz Buteflika se lo ha agradecido con honores, recibimiento presidencial a pie de avión y baño de multitudes por las calles de Argel.

Este miércoles los dos Jefes de Estado han iniciado sus entrevistas a solas en la suntuosa residencia de Estado de Zeralda, situada a medio centenar de kilómetros dela capital. Hollande se ha desplazado a la antigua colonia gala acompañado de sus ministros más relevantes: Relaciones Exteriores, Interior, Defensa y Comercio Exterior, lo que da una idea precisa de los temas que tratarán ambos mandatarios.

Más allá del protocolo y del recibimiento popular, Buteflika y Hollande van a abordar los problemas que preocupan a Francia, esencialmente de orden económico y comercial, y los que preocupan a Argelia, políticos y estratégicos, centrados en el papel que Argelia juega en la región norteafricana y en la crisis en Mali.

Hollande ha llevado consigo un gran esfuerzo inversor. El gigante de telecomunicaciones Alcatel-Lucent se va a instalar en Argelia, y acepta acomodarse a la Ley argelina del 49/51, que obliga a todos los inversores extranjeros a asociarse con empresas argelinas, una o varias, en proporción de minoría. Una Ley que ha frenado a muchos inversores europeos y norteamericanos, habituados a disponer de una mayoría absoluta en los Consejos de Administración de eventuales empresas mixtas. La multinacional gala acepta la norma, porque aspira a ganarse un mercado prometedor.

En efecto Argelia va a introducir muy pronto la 3G y la fibra óptica, lo que abre un mercado apetitoso para la multinacional. Alcatel quiere participar además en las actividades del macroproyecto Cyberparc en construcción en la nueva ciudad de Sidi Abdalá, a unos 60 kilómetros de Argel con la que estará unida por autopista. En la novísima urbe el gigante francés creará un Centro de Investigaciones y Desarrollo de alta tecnología, empresas innovantes y una plataforma de empuje para jóvenes empresarios argelinos en el área de la tecnología, y las telecomunicaciones.

Argelia no quiere quedarse pasiva ante la situación en Europa, y particularmente en Francia, sacudida por la crisis económico-financiera. El primer consorcio privado argelino Cevital, que dirige el empresario Issad Rebrab, tiene la intención de comprar el gigante alimentario francés Doux, sumido en una profunda crisis desde junio pasado. Rebrab, que tiene a su activo una cifra de negocios de unos tres mil quinientos millones de dólares, afirma que “las oportunidades que se abren en Francia y en Europa, con la crisis, no van a repetirse en un siglo”. “Así que hay que actuar ahora”, dice el empresario argelino.

Hollande hablará de ello con Buteflika, sin duda alguna, ya que la actual Ley argelina no permite a las empresas nacionales, salvo la energética Sonatrach, de invertir en el extranjero, con la consiguiente transferencia de divisas. Solo lo pueden hacer si el Consejo de la Moneda y el Crédito, un órgano estatal, le autoriza. Hollande, habló hace unos días de “colocalizacion” franco-argelina, es decir un partenariado excepcional entre los dos países que prevé participaciones cruzadas. La pelota está ahora en el tejado del Estado argelino, estiman fuentes diplomáticas.

El capítulo político también estará presente en la visita de Estado de François Hollande. En una entrevista exclusiva otorgada a dos medios privados argelinos, El Jabar y El Watan, Hollande anuncia que “tendré la ocasión de dar mi opinión cuando intervenga ante los representantes del pueblo argelino”. En efecto tiene prevista mañana su presencia ante la Cámara de diputados y el Senado reunidos. “Abordaré la cuestión de la memoria con lucidez y responsabilidad”.

En el pasado, el régimen argelino había “exigido” al presidente Nicolás Sarkozy una declaración de “arrepentimiento” por “los crímenes cometidos por la colonización” en Argelia. Algo que levantó ampollas en la sociedad francesa, muy dividida al respecto. Hollande ha dado un primer paso al reconocer como “crimen de estado” la represión sangrienta de las manifestaciones de argelinos en Paris en 1960 que dejaron decenas de muertos.

Según los citados diarios, Hollande ha declarado que ambos presidentes firmaran una declaración política conjunta centrada en cuatro prioridades: el diálogo político, con la creación de un Comité intergubernamental de alto nivel presidido por los Jefes de gobierno; los intercambios humanos y la inmigración; cultura y educación; y por último, relaciones económicas con la adopción de un partenariado industrial y tecnológico.

Como muestrade buena voluntad, el primer ministro argelino AbdelmalekSellal, ha desvelado que durante la visita se firmará oficialmente el contrato para la construcción de una fábrica Renault en Oran. Los medios oficiales argelinos habían manifestado un cierto descontento por la preferencia dada por el anterior presidente galo, Nicolás Sarkozy, a Marruecos, con la instalación de una fábrica de producción Renault en Tánger.

El asunto de la crisis en Mali divide sin embargo a los dos países. Paris es partidaria de una intervención militar para resolver la crisis securitaria generada con la instalación de grupos terroristas, algunos afiliados a Al Qaeda, en el norte de Mali. Pero Argelia, que tiene mil kilómetros de frontera con ese país, se opone hasta ahora a un despliegue castrense, y prioriza la negociación política. Espinoso asunto que Hollande y Buteflika tratarán, pero del que no se espera que el anfitrión dé el brazo a torcer.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios