www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La altanería de Benjamin Netanyahu

domingo 23 de diciembre de 2012, 09:04h
Esta pasada semana, el Consejo de Seguridad de la ONU condenaba a Israel por su intención de seguir adelante con el proyecto E-1, cuyo objeto es la construcción de 3.000 viviendas en los territorios ocupados. No por esperada, la reacción de Benjamin Netanyahu es menos criticable: “no me importa nada lo que diga Naciones Unidas”. Al mismo tiempo, Washington acusaba a su principal aliado en la zona de “seguir un patrón de acción provocativa” por su insistencia en continuar con la política de asentamientos.

De hecho, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, reconvenía hace bien poco a Israel a que tienda la mano a la Autoridad Palestina para retornar a la mesa de negociaciones, ya que “es el único camino hacia el Estado independiente que merecen”. Sin embargo, Netanyahu opta por la altanería y por hacer oídos sordos tanto a Naciones Unidas como a Occidente y, sobre todo, a Estados Unidos, su principal valedor. Es un error, casi tanto como la política los asentamientos, tildada por la propia Hillary Clinton como “un obstáculo para la paz”. Netanyahu debería tomar buena nota de ello, no sólo por lo errático de sus planes de dichos asentamientos sino por el deterioro de la imagen de su gobierno a nivel internacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios