www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La hora de la verdad para una Venezuela gobernada desde La Habana

viernes 04 de enero de 2013, 21:22h
A duras penas el Gobierno venezolano comienza a confirmar las informaciones que esta semana han pululado en la prensa internacional sobre la gravedad del estado de salud del presidente, Hugo Chávez. El ministro de Comunicación del país petrolero, dio a conocer que el caudillo, recluido desde el 8 de diciembre en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ), a causa de una reincidencia del cáncer que se le diagnosticó hace más de un año; presenta una “severa” infección pulmonar que le ha provocado insuficiencia respiratoria.

El anuncio no hace más que corroborar los “rumores” en torno a un pronunciado deterioro del mandatario, pese a la insistencia del Ejecutivo de Caracas en acusar oposición y a los medios internacionales de emprender una “campaña” en contra de la recuperación del líder suramericano.

Ha sido precisamente el propio chavismo, el que a lo largo de estas semanas se ha dado a la tarea de sembrar la duda y la incertidumbre dentro de su propio país, al no instar al Tribunal Supremo de Justicia a conformar una junta médica que valore la condición de Chávez, tal como dicta la Constitución y a limitarse a dar declaraciones tan confusas como contradictorias en vez de ofrecer un parte médico oficial, como dicta la norma en cualquier democracia que se respete.

La negligencia del Gobierno de no seguir los estatutos de su Carta Magna ante la negativa de decretar la ausencia presidencial por enfermedad, de mantener viva una esperanza que con cada comunicado se diluye, y que el grueso del Gabinete se encuentre en La Habana, pone en evidencia el vacío de poder que existe hoy por hoy en Venezuela, lo que la sitúa en una posición vulnerable para su institucionalidad.

Ha llegado la hora de que la cúpula chavista se quite la mascara ideológica y se sincere de una vez por todas con los venezolanos, que durante semanas permanecen en vilo por el destino de su presidente, del cual, al parecer, depende la integridad democrática del país.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios