www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Gobierno negociará la paz con el grupo terrorista

Alto el fuego de Al Qaeda en la cuna del fundamentalismo islámico

viernes 25 de abril de 2008, 22:13h
Baitullah Mahsoud -que dirige Therik e-Taliban, la rama paquistaní de Al Qaeda a la que se atribuye el asesinato de la ex primera ministra Benazzir Bhutto en el diciembre pasado- ha llamado a un alto el fuego a sus seguidores en lo que muchos consideran una táctica para recobrar fuerzas antes de proseguir con su lucha armada.

De esta forma, el jefe tribal ha pedido, en lo que ha calificado de "medida limpia para restituir la confianza", a los talibanes paquistaníes que cesen sus actividades armadas con el objetivo de darle una oportunidad a la paz. Pero crece el temor de que se trate de eso: una tregua que serviría al grupo terrorista para rearmarse y que concluiría cuando el gobierno recuperara la confianza.

Por su parte, el nuevo gobierno de coalición que lidera Paquistán bajo la presidencia de Pervez Musharraf, el más estrecho aliado de Estados Unidos en la lucha antiterrorista, ha anunciado su entera disposición a sentarse en la mesa con los representantes de Al Qaeda en el país para negociar un intento de paz.

La coalición integrada por el partido de la asesinada Benazzir Bhutto y la Liga Musulmana del ex primer ministro Nawaz Sharif ha considerado la vía diplomática para tratar de evitar nuevas matanzas en Paquistán, probablemente el lugar del mundo más castigado por el terrorismo islámico. El asalto a la Mezquita Roja por las fuerzas militares dirigidas por Pervez Musharraf el pasado verano multiplicó los actos de violencia. La mayoría de ellos, dirigidos contra las autoridades.

Para los servicios secretos occidentales, la ciudad de Quetta, en la montañosa región de Baluchistán (fronteriza con Afganistán), hospeda a los principales dirigentes de la mayor red terrorista mundial, y no han descartado que Bin Laden, número uno de la organización, haya elegido aquel lugar para refugiarse. Informaciones confidenciales han revelado la posibilidad de que el gobierno "permita a los talibanes afganos y a los líderes de Al Qaeda refugiarse en Quetta siempre y cuando no hagan ruido". Lógicamente no hay ninguna clase de confirmación oficial.

La decisión de abrir el diálogo con los talibanes paquistaníes no ha sentado bien a todos. Sobre todo porque va en contra de la filosofía del presidente Musharraf, así como del principal inversor en la seguridad del país: Estados Unidos. El portavoz del gobierno ha anunciado que las conversaciones se centrarán en la seguridad del primer Estado que nació como musulmán y que constituye un espejo del mundo islámico.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.