www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La mutación constitucional venezolana

jueves 10 de enero de 2013, 20:49h
Nietzche consideró la estupidez como un derecho, no calificado como fundamental por lo que la mayor parte de las constituciones lo omiten en su catálogo. Digo la mayor parte, y no todas, porque a raíz del debate de besugos de estos días en Venezuela, he llegado a la conclusión de que allá sí está reconocido o, al menos, así lo entienden sus intérpretes oficialistas. Aunque también cabría concluir que nos pretenden tomar a todos por tontos. Al fin y al cabo, ya decía Montaigne, que nadie está exento de la estupidez.

El reelecto Presidente, Hugo Chávez, como es conocido, está internado en La Habana desde hace semanas, y su falta temporal está autorizada por la Asamblea Nacional. El Tribunal Supremo, incluso, ha dictaminado que puede ausentarse todo el tiempo que quiera.

A todas estas el reelecto Presidente Chávez, según el artículo 23 de la Constitución-rio venezolana debió tomar posesión mediante juramento ante la Asamblea Nacional ayer, 10 de enero. No lo hizo porque estaba postrado en una habitación sin vistas en un hospital cubano. Tampoco prestó el juramento ante el Tribunal Supremo, que es la solución B prevista por el citado precepto, para el caso de que “por cualquier motivo sobrevenido” no pudiera hacerlo ante la Asamblea Nacional.

Ante tales hechos, el bestiario ha sido inconmensurable. Algunos, un tal Maduro (Vicepresidente), ha señalado que el juramento es un formalismo y que el Tribunal Supremo, con “flexibilidad dinámica”, ha de decidir de acuerdo con los deseos del Presidente, cuándo y cómo se realiza el juramento. Pues bien, señor Maduro, con independencia de la relevancia de las formas en democracia, el estatuto de Hugo Chávez es el de Presidente de la República en funciones desde el día de las últimas elecciones. Por tanto, nada de formalismos sino que el acto de juramento y toma de posesión comporta el inicio de un nuevo mandato, independiente y distinto del anterior. Si no se celebra dicho acto, el Sr. Chávez no es ni puede ser Presidente de nada, porque su anterior mandato está agotado y no ha iniciado el nuevo por no tomar posesión, luego la Presidencia está vacante y el sustituto temporal no es otro que el Presidente de la Asamblea que debe encargarse de convocar nuevas elecciones dentro de los 30 días siguientes.

No cabe otra interpretación recta de la Constitución porque el 10 de enero es, según la Carta Magna, el inicio del nuevo período presidencial. No se prevén prórrogas ni esperas a que el Sr. Chávez se recupere, de seguir en el ejercicio de sus cargos, en una prolongación indebida de sus funciones, es decir, las extiende más allá de su mandato.

Otro portento de la naturaleza que se llama Elisa Osorio, Vicepresidenta del Parlamento Latinoamericano, asegura que “el Presidente (Chávez) no es un nuevo Presidente; es un mismo Presidente que va a continuar un nuevo período y, sobre todas las cosas, tiene que prevalecer la voluntad del pueblo”. ¡Qué peligro atesoran estos populistas de la vanguardia! Se llenan la boca de soberanía popular cuando en sus labios no quieren sino personificar el despotismo (nada ilustrado) del todo con Chávez, para Chávez, y por Chávez y nada sin Chávez (¿les suena de algo?).

La Constitución a la carta, interpretada por unos órganos ad hoc sujetos a las instrucciones del poder militar, ha quedado desnuda. Sólo tiene de Constitución el nombre, pero ni se funda en la separación de poderes, ni en la garantía de los derechos y libertades, sino exclusivamente en la conservación del poder por sus autores, ególatras del absolutismo político. El dictador en la cama, conectado a cientos de cables presuntamente salvíficos. ¿A alguien le rememora algún hecho?.

P.S.: En la elección de la Junta Directiva o Mesa de la Asamblea Nacional el partido de Chávez se quedó con todos los puestos. La oposición, que cuenta con más del 40 por 100 de los escaños arrancados a sangre y fuego con una ley electoral heredada de Mussolini, fue marginada. En efecto, ¡tó pa Chávez!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.