www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

'VIERNES DE LA LIBERACIÓN'

Al menos un muerto y 53 heridos durante las protestas en Egipto

viernes 01 de febrero de 2013, 19:35h
Miles de egipcios han secundado este viernes el llamamiento de varios líderes y movimientos opositores y han salido a las calles de varias ciudades de Egipto para volver a pedir la dimisión del presidente, Mohamed Mursi, en un jornada de protestas que la disidencia ha englobado bajo la denominación de 'Viernes de la Liberación'. Las movilizaciones se han saldado con al menos un muerto y 53 heridos.
Al menos una persona murió este viernes y 53 resultaron heridas durante las protestas en Egipto, informó el portavoz del Ministerio de Sanidad Ahmad Omar, según la agencia de noticias estatal Mena.

Omar precisó que el fallecido es un joven, de 23 años, que pereció por los disparos de un arma de fuego en la frente y en el pecho durante los disturbios en las inmediaciones del Palacio Presidencial, en el barrio cairota de Heliópolis.

Los heridos se han registrado durante las protestas en las provincias de El Cairo, Kafr Sheij, Alejandría, Ismailiya y Garbiya, aunque los medios de comunicación egipcios solo han informado de disturbios en la capital.

Anteriormente, una fuente de los servicios de seguridad había apuntado a Efe que al menos 48 personas habían resultado heridas en los choques entre manifestantes y policías en los alrededores del Palacio Presidencial.

Los enfrentamientos comenzaron sobre las 18.00 hora local (16.00 hora GMT) entre los participantes en las protestas que lanzaron cócteles molotov y piedras, y las autoridades que respondieron con cañones de agua y gases lacrimógenos.

Miles de personas en distintas provincias de Egipto salieron este viernes a las calles para protestar en contra del presidente egipcio, Mohamed Mursi, y los Hermanos Musulmanes, en una serie de marchas organizadas por unos dieciséis partidos políticos y movimientos revolucionarios.

Una fuente de los servicios de seguridad explicó a Efe que los enfrentamientos se desencadenaron después de que algunos de los manifestantes arrojaran cócteles molotov, que cayeron en el jardín del palacio y prendieron fuego a algunos árboles.

En un principio, la Guardia Republicana respondió con cañones de agua, que empleó tanto para apagar las llamas como para alejar a los participantes en la protesta. Sin embargo, jóvenes encapuchados comenzaron a lanzar piedras y bengalas contra los efectivos del orden, que les arrojaron gases lacrimógenos.

También se han desencadenado escaramuzas entre ambas partes en las inmediaciones del palacio, como la avenida Al Mergani. La televisión egipcia mostró imágenes del lugar de los incidentes en las que podían verse varias hogueras prendidas en la zona, adonde llegaron ambulancias para atender a posibles víctimas.

Un testigo dijo a Efe que miembros del grupo "Black Bloc", que estaban en los alrededores del palacio durante la protesta de hoy, fueron quienes tiraron piedras contra las fuerzas de seguridad, lo que hizo que muchos de los manifestantes congregados allí decidieran marcharse.

El "Black Bloc", una organización violenta y de procedencia desconocida integrada por jóvenes encapuchados, se ha sumado en los últimos días a los incidentes en Egipto. De hecho, hace tres días, el fiscal general, Talaat Abdalá, ordenó el arresto de los integrantes del grupo, que calificó de "terrorista".

Entretanto, en las inmediaciones de la plaza Tahrir, los manifestantes lanzaron piedras contra la policía en los alrededores del hotel Semiramis, junto al río Nilo, sin que los efectivos de seguridad respondieran.

En la última semana, más de cincuenta personas murieron y un millar resultaron heridas en Egipto por los disturbios desencadenados el viernes durante la conmemoración del inicio del segundo aniversario de la revolución que derrocó el régimen del presidente Hosni Mubarak.

La principal alianza opositora se desvincula de la violencia
El Frente de Salvación Nacional (FSN), la principal alianza opositora no islamista de Egipto, condenó las disturbios de junto al Palacio Presidencial en El Cairo y afirmó que no tiene ninguna relación con estos actos de violencia.

En un comunicado, el FSN subrayó que las manifestaciones que convocó tras el rezo musulmán del mediodía del viernes fueron pacíficas y que "ninguno de los participantes se involucró en los actos de violencia durante las largas horas que duraron las marchas o cuando se congregaron frente a las puertas del palacio". En ese sentido, condenó "de manera franca y clara" los disturbios y los ataques contra instituciones públicas o privadas.

Por ello, instó a las fuerzas de seguridad a descubrir a los responsables del estallido de violencia, al tiempo que les pidió que "cumplan el máximo grado de contención" para proteger la vida de manifestantes y evitar más víctimas.

Subrayó que el presidente Mohamed Mursi y los Hermanos Musulmanes "afrontan una responsabilidad por el estado de tensión que ha imperado en la sociedad egipcia en los últimos dos meses". En su opinión, dicha tensión se debe a la insistencia de ambos en ignorar "las demandas legítimas de la mayoría de los ciudadanos egipcios".

En la nota, el FSN recuerda que esas reivindicaciones son: la formación de un Gobierno de salvación nacional, la creación de un comité para enmendar la Constitución y otro que investigue los últimos actos de violencia, la destitución del fiscal general y la legalización de la situación de los Hermanos Musulmanes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.