www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El affaire de la novia de Pujol

viernes 15 de febrero de 2013, 13:13h
Las circunstancias que rodean al caso de María Victoria Álvarez, ex novia de Jordi Pujol Ferrusola, son cada día más confusas. Seguimientos, micrófonos ocultos en restaurantes y informaciones cruzadas y toda suerte de aderezos para un espectáculo muy poco edificante. Presuntamente, la ex novia en cuestión se habría reunido con Alicia Sánchez Camacho, del PP, para hablar de las finanzas irregulares la familia Pujol -y, por ende, de Convergencia- mientras eran espiadas por orden del PSC.

Todo es demasiado turbio, desde la tardanza en denunciar por parte de María Victoria Álvarez como el resto de elementos de esta trama. En cualquier caso, no es sino un ejemplo más de en qué se ha llegado a convertir la vida política española. Raro es el día en que la ciudadanía no se desayuna con un nuevo escándalo, a cual peor. Así las cosas, resulta comprensible que ni nacionales ni extranjeros tengan confianza en la clase política española.

Quienes hablan ahora de regeneración democrática quizá debieran añadir también la ética y la moral. La mayoría de personas que se dedican a la política lo hacen con fines honorables y generosos, y honorable suele ser su comportamiento. Pero la afluencia cada vez mayor de personajes cuya ejecutoria deja tanto de desear ilustra que la legislación española –sobre todo, la concerniente a la financiación de partidos- ofrece oportunidades a los corruptos y, en consecuencia, reclama la adopción de medidas urgentes, ejemplarizantes, e inteligentes, para poner fin a semejante bochorno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios