www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica política

Italia lanza un aviso sobre los recortes

martes 26 de febrero de 2013, 20:50h
El voto dividido de los italianos entre un centro izquierda que forma parte del stablishment, un partido contrario al mismo, y un centro derecha a medio camino entre la política y la anti política, de corte populista. El resultado, mediatizado por el sistema electoral italiano, ha arrojado un Parlamento que supone un apoyo incierto para la acción de gobierno. De modo que Italia parece abocada a formar un gobierno que evite las decisiones más comprometedoras, como la salida del euro, y convoque nuevas elecciones, quizás después reformar el sistema electoral, conocido como “la cerdada”.

Pero estas elecciones, más allá de su impacto sobre la política económica de Italia y sobre la posición de un socio especialmente importante de la Unión Europea y de la eurozona, suponen un aviso para los gobiernos. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz, ha visto en el sentido del voto un mensaje de protesta contra la política de ajuste fiscal: “Es un resultado muy difícil para la UE en su conjunto”, dice, y añade que “la gente ha expresado su inconformidad con la situación”. Y concluye que, tras el voto de los italianos, “necesitamos una combinación de disciplina fiscal e inversión en el crecimiento y en el empleo”.

Estas palabras, en boca de un economista, supone combinar el ajuste fiscal con las reformas liberalizadoras. En boca de Martin Schultz supone combinar el ajuste fiscal con todo lo contrario. Con mensajes así es difícil a veces no simpatizar con los “anti stablishment”. Pero tiene razón Schultz cuando señala que es un aviso al resto de Europa. Dice que la gente está dispuesta a asumir sacrificios pero “hasta un punto”. Es más bien que la gente los asume si tienen sentido y van hacia una salida. Si no se ve esa salida, no.

Una lectura es la que hace Shultz. La contraria es la que recoge el diario alemán Süddeutsche Zeitung: “El voto italiano debería ser una lección para todos los que participan de la crisis de la Unión Europea: El que dude, perderá, y quien tartamudee será castigado, porque las medidas a medias simplemente no cuentan. Al depositar sus votos, los italianos han lanzado un mensaje muy claro: ‘no entendemos nada’. No deberíamos insultarles por este motivo, ya que tienen la desgracia de vivir en un clima político de medias verdades, en el que la sátira se ha convertido en una raison d’état”.

Le Monde hace un apunte muy oportuno: “Bruselas, Berlín y París”, dice incluyendo la ciudad en la que se edita el diario, como si tuviera una sombra del poder que tienen las otras dos ciudades, “tienen que responder una serie de preguntas: ¿En qué medida es posible imponer políticas de austeridad a una sociedad que es hostil a ellas, no sólo en Italia, sino también en España, Grecia o Portugal?”. Como si ese no fuera el panorama, precisamente, de Francia. Y sigue: “¿Cómo se puede hacer eso sin minar la legitimidad democrática de Europa?”. Interesante pregunta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios