www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

folleto informativo

Baleares obliga a sus funcionarios a usar sólo el catalán

martes 29 de abril de 2008, 18:51h
El gobierno que preside el socialista Francesc Antich ha destinado 3.600 euros a costear los 30.000 folletos elaborados por la Direcció General de Política Lingüística que ya han sido repartidos entre los funcionarios y personal de todas las consejerías autonómicas.

La campaña “Catalán, tu herramienta de trabajo” se apoya en el decreto 100/1990 que regula el uso de las lenguas oficiales de la Administración de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares para señalar que en la atención al público “directa, por teléfono o por medios electrónicos” el catalán es la lengua que debe utilizar el personal de la administración. El folleto admite que el castellano sea utilizado sólo si el ciudadano lo “expresa explícitamente”.

La campaña se ilustra citando dicho decreto que en su artículo decimotercero reza que “las comunicaciones y notificaciones dirigidas a personas físicas o jurídicas residentes en el ámbito lingüístico catalán tienen que hacerse en lengua catalana, sin perjuicio del derecho de los ciudadanos a recibirlas en castellano si así las piden”.

No obstante, esta norma jurídica tiene como superior por rango el Estatuto de Autonomía de las Islas Baleares que en su última reforma de 2007 contempla los “derechos en relación con las Administraciones públicas”. Entre ellos, el derecho de los ciudadanos de las Islas Baleares “a dirigirse a la Administración de la Comunidad Autónoma en cualquiera de sus dos lenguas oficiales y a recibir respuesta en la misma lengua utilizada” (art.14).

Por tanto, a diferencia del decreto de 1990 y lo expresado por la Consejería de Cultura, el actual estatuto no implica ninguna restricción al derecho de los ciudadanos a ser atendidos indistintamente en español o catalán.



Otras de las medidas que propone “Catalán, tu herramienta de trabajo” es eliminar los carteles indicativos bilingües sustituyéndolos por otros que sólo utilicen el catalán. Un ilustrativo cartel de "Sortida/Salida" tachado acompaña el siguiente texto: “toda la señalización de la Comunidad Autónoma debe hacerse en lengua catalana. Asimismo, toda la información que se ofrezca al público, en cualquier soporte y ámbito, será en lengua catalana. No se pueden hacer versiones bilingües”.

El “pacto a la balear”
Esta campaña no es un hecho aislado sino que se inscribe en una estrategia de imposición lingüística emprendida por el actual gobierno balear fruto del pacto post electoral tras las elecciones de 2007. El acuerdo entre los partidos políticos que perdieron los comicios autonómicos fue necesario para desbancar al Partido Popular que se quedó a un escaño de la mayoría absoluta.

El ejecutivo balear está compuesto por siete partidos diferentes y presidido por el socialista Francesc Antich. Las heterogéneas fuerzas políticas que lo conforman van desde la derecha conservadora nacionalista de Unión Mallorquina, pasando por el ecologismo de los Verdes, hasta el nacionalismo pancatalanista de Esquerra Republicana de Catalunya.

Medidas para la “normalización lingüística”
Otras de las medidas emprendidas por el autodenominado “Pacto de Progreso” en esta legislatura ha supuesto el aumento, por decreto, del nivel de conocimiento del catalán necesario para acceder a puestos públicos.

A estas decisiones hay que añadir el anuncio realizado por el ejecutivo balear de aplicar las medidas sancionadoras contempladas en la ley 11/2001, de ordenación de la actividad comercial en las Islas Baleares que tipifica como “infracción grave” que la rotulación no se haga en catalán. El artículo 8.3 dice a este respecto que “la señalización y los carteles de información general de carácter fijos y los documentos de oferta de servicios para los consumidores de los establecimientos al público tienen que ser redactados, al menos, en catalán”. A la vulneración de estos “derechos lingüísticos de los consumidores” les corresponde una “multa de 1.501 euros hasta 15.000 euros” (art. 53.b).

Cabe recordar que la ley de ordenación de la actividad comercial, que fue aprobada por el anterior "Pacto de Progreso" que gobernó entre 1999 y 2003, no fue derogada por el gobierno popular de Jaume Matas tras su victoria en las elecciones autonómicas de ese mismo año. Asimismo, el decreto de 1990 en el que se basa la campaña "Catalán, tu herramienta de trabajo” fue aprobado por el gobierno encabezado por Gabriel Cañellas (PP) siendo María Antonia Munar (Unión Mallorquina) la consejera de Educación y Cultura.

El bilingüismo de la sociedad balear
Todas estas medidas suponen la plasmación de una visión irreal que contradice el bilingüismo natural de la sociedad balear que utiliza el castellano y el catalán de forma indistinta.

Según una encuesta de la propia Consejería de Educación y Cultura, un 45,3 por ciento de los encuestados tiene el castellano como lengua propia mientras que el 45,6 por ciento tiene el catalán.

En la administración autonómica es natural escuchar ambas lenguas sin que exista conflicto entre sus hablantes. Tanto en la calle como en la actividad comercial de las islas, la “normalidad lingüística” se plasma en la elección del idioma por parte de los interlocutores sin necesidad de leyes o permisos.

Imposiciones carentes de sentido en una sociedad que vive del turismo y está acostumbrada a escuchar lenguas y acentos diversos; habituada a encontrar cartas de precios en cafeterías y restaurantes en alemán o inglés pero no en castellano o catalán.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.