www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A vueltas con la financiación autonómica

lunes 22 de abril de 2013, 08:00h
La deuda del conjunto de las comunidades autónomas alcanzó el pasado año los 185.048 millones de euros, equivalente al 17,6% del PIB. Cataluña sigue a la cabeza con 50.948 millones de euros -casi el doble de Valencia, la segunda-, por delante de Andalucía y Madrid. Entre las cuatro superan el 65% del endeudamiento autonómico total. Como puede apreciarse, son cifras tan escandalosas como inasumibles para la viabilidad económica de un país.

Hay mucho ruido de fondo sobre la conveniencia de arbitrar un nuevo sistema de financiación para las autonomías. El verdadero problema es que cada una de ellas atiende únicamente a sus intereses exclusivos, olvidándose del resto. Con ello, lejos de beneficiarse perjudican al conjunto, y por ende a ellas mismas. Y si bien las cuatro antes mencionadas son la parte más significativa, ninguna de las restantes se libra tampoco de su cuota de culpa en la tremenda sangría en que se ha convertido la financiación autonómica.

Hay un concepto que parece deserrado del discurso político de unos y otros: la solidaridad fiscal. Y sin embargo, es la clave para una mejor armonización de las cuentas públicas. A partir de Felipe González empezó a implementarse una descentralización excesiva y sin más motivación que la meramente política. Duplicidad de funciones en muchos casos, dejación en otros tantos y un sobrecoste desmesurado es el resultado que ahora todos pagamos. Dicha descentralización llegó a cotas máximas con José luis Rodríguez Zapatero, y ahora esa suerte de reinos de taifas en que se ha convertido el estado de las autonomías ahonda cada día más en la recesión que vive España. Urge, pues, repensar el diseño de funcionamiento autonómico, sin los complejos descentralizadores de la izquierda y sin más concesiones a un nacionalismo responsable en gran medida del cúmulo de desigualdades actual.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.