www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La Reforma laboral

miércoles 25 de junio de 2014, 17:32h
Vivimos en la era de la imagen del mundo, en la que nada es lo que parece. Quien no sepa ver detrás de las apariencias está perdido. Aparentemente la reforma laboral ha sido un éxito rotundo, el gobierno se ufana de su política obtuso-económica; la patronal también sonríe. ¡Qué felicidad!

El país va como una máquina hacia el bienestar general, porque como todo el mundo sabe, los empresarios y los banqueros son hermanitas de la caridad que quieren el bien del pueblo, la felicidad de la mayoría y el reparto equitativo de la riqueza. Todo el mundo sabe también lo "buenos" que son, cómo cuidan la familia, la patria, la religión, el fútbol, las tradiciones arcaicas, a los amigos y a sus cuentas corrientes. Lo único es que no todos los políticos del PP pueden ser tan caritativos y bondadosos con el pueblo español como Hitler lo fue con los judíos y los bolcheviques. ¡Qué hombre tan bueno! ¡Cómo solucionó el paro en la Alemania de 1933!, ¡de forma tan simpática!, ¡dándoles a todos trabajo de carniceros! ¡Qué bien! Aquí se buscan empleos en régimen de semiesclavitud laboral en el sector servicios, es decir, para servir de lacayos a los turistas del Norte que quieren visitar el Tercer Mundo, la España del fútbol y la pandereta, del torero y las sevillanas. Los turistas que con sus souvenirs, se montan sus santuarios. El resto es engordar el paro medida a medida y ahora, ahora van a por los funcionarios. Y eso con el silencio cómplice de los sindicatos, que después de firmar barbaridades, se callan para que nadie se de cuenta de lo que han hecho, o berrean por la calle mientras gastan fortunas en nuevas sedes. Todo un despropósito de quienes ya no saben qué hacer y a quienes les bajan las afiliaciones a velocidad de crucero. Y en cuanto al PSOE no sabe, no contesta.

Hace unos 100 años que nuestros abuelos nos legaron las ocho horas de jornada laboral, arrancadas a sangre y fuego de los patronos-esclavistas. Una parte de los firmantes de la reforma laboral actual son los herederos de quienes dieron su vida para que ellos pudiesen hablar sin ser asesinados, de los trabajadores europeos del siglo XIX. La otra parte son los herederos de quienes imponían jornadas de 16 horas a cambio de la mera manutención. Los nuevos patronos están cumpliendo mejor su deuda histórica que los nuevos trabajadores, y conseguirán retrotraernos a las condiciones del s.XIX si no somos tan firmes y luchadores como los de antes.

Los asalariados y quienes simpatizan con su causa tienen el deber de legar a sus nietos unas condiciones laborales mejores de las que se han encontrado. Cada generación libertaria tiene ese deber y al cumplirlo, el progresivo acercamiento a una sociedad más justa y equitativa se produce. Pero si quienes cumplen su nefasta herencia histórica son los hoy neoliberales macroeconomistas que van de demócratas convencidos, el retroceso social estará garantizado.

Dicen que ya no hay "derechas" e "izquierdas", sin embargo, la pervivencia de dos bandos que jalona la historia de la humanidad desmiente tal aserto de moda. La lucha continúa, entre poseedores y desposeídos, ricos y pobres, los pocos contra los muchos, los empresarios (quienes contratan bajo un sistema capitalista de trabajo asalariado) y los contratados (quienes tienen que vender al mejor postor, su trabajo en cuanto mercancía).

El viejo Marx en mucho se equivocaba pero en algo sí que tenía razón, el Capital se opone a lo humano, lo aliena, lo convierte en máquina. Franco sabía gobernar un cuartel y cuando tomó el poder dijo: "un cuartel muy grande", y dirigió este país como si fuese un centro militar. El PP se cree que un país es una empresa y quiere gobernar a toda una nación como si se tratase de un Corte Inglés, buscando exclusivamente la macrorentabilidad a nivel cósmico, aunque sea a consta de la micropobreza a nivel humano.

Aquí el microcosmos no se corresponde con el macrocosmos, como querían los renacentistas. No se salva ni Dios. ¡Y ahora van a por los funcionarios!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.