www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los estados toman posiciones ante los 'ciberataques'

La Red se convierte en el campo de batalla del siglo XXI

sábado 11 de mayo de 2013, 21:15h
Internet fue un invento militar: los científicos de EEUU buscaban una herramienta de comunicación deslocalizada en el contexto de la Guerra Fría. En el año 2013, la red es casi omnipresente, y la cantidad e importancia de la información que se mueve a través de ella la ha convertido en un objetivo militar de primer orden. Tanto que se perfila como el campo de batalla del siglo XXI: EEUU culpó esta semana a las Fuerzas Armadas chinas de los ciberataques que sufre el país; por otro lado, la potencia occidental mantiene una intensa ‘ciberguerra’ contra Irán y, en España, las Fuerzas Armadas toman posiciones en el ciberespacio y colaboran activamente con la OTAN en este sentido. Se trata de un nuevo tipo de conflicto ante el que los contendientes ya están tomando posiciones activas.
Este mismo lunes, el Pentágono presentaba su informe anual ante el Congreso de EEUU y sus conclusiones eran claras: detrás de los ciberataques que está sufriendo EEUU están las Fuerzas Armadas de China.

Por el momento, se trata de ataques de espionaje al sector privado norteamericano, a empresas de diversos sectores que interesan, por motivos económicos, a China. No hay, según destacan los observadores internacionales ni la más mínima intención de guerra. Sin embargo, el hecho de que el ejército chino pueda acceder a los sistemas internos de empresas estratégicas no es demasiado halagüeño para EEUU, cada vez más preocupado por este asunto.

Durante su visita a China este mismo abril, el jefe del Estado Mayor estadounidense, el general Martin Dempsey, subrayó ante su homólogo chino que las consecuencias de un ciberataque “pueden ser tan graves como las de una bomba nuclear”, según recogió el diario New York Times.

Pero el ejército de EEUU dista mucho de no estar preparado para un ciberataque en toda regla, tanto en el plano defensivo, como en el ofensivo. En 2009, durante el Gobierno de George W. Bush, se creó el cibercomando de las Fuerzas Armadas del país. Su primera operación conocida fue todo un éxito. Los estadounidenses lograron introducir un virus informático –a través de un USB- en el sistema de control de los centrifugadores que enriquecen uranio en Natanz, Irán. El virus daba órdenes erróneas para que el sistema se autodestruyera, algo que trajo de cabeza a los iraníes. El virus, apodado Stuxnet, está llamado a cambiar la manera en que se hace la guerra y llegó a oídos de la opinión pública de manera casual, debido a un error de programación que le llevó a expandirse por Internet.

Tan buen resultado dio este golpe, coordinado por EEUU junto a Israel, que cuando Obama llegó a la Casa Blanca no sólo ordeno continuar los ciberataques sobre Irán, sino que incluso los intensificó, según desvela el periodista norteamericano David Sanger en su libro ‘Confort and Conceal’.

El mazazo militar y moral llevó a Irán a anunciar que sus sistemas de enriquecimiento de uranio no estaban dañados y a asegurar que habían puesto en marcha su propia ciberunidad militar para combatir en el mundo de la red.

En un terreno más propagandístico, también comenzó lo que se llamó la “primera guerra informática” contra EEUU y cuyo “campo de batalla” era Wikileaks, según declaró en Twitter el cofundador de Electronic Frontier Foundation, una organización a favor de los derechos civiles y la libertad de expresión, John Perry Barlow.

¿Y, en España?
Parece claro que todas las naciones están desarrollando sus propias armas cibernéticas para hacer frente a las amenazas que llegan por el nuevo camino de las redes informáticas, pero, ¿qué ocurre en España. Hasta ahora, el CNI ha encabezado las operaciones de defensa del ciberespacio, aunque recientemente las Fuerzas Armadas españoles han creado su propia unidad de ciberdefensa, en funcionamiento desde el pasado mes de febrero.

En el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa puede leerse que los ciberataques son “una amenaza actual, real y en crecimiento para los intereses nacionales”. Para hacer frente a ello, se ha creado esta unidad cuyo nombre oficial es Mando Conjunto de Ciberdefensa de las Fuerzas Armadas.

Desde el Ministerio de Defensa subrayan a este diario la importancia de Internet como “nuevo escenario” de contiendas y se resalta que la OTAN también ha creado su propio organismo de ciberdefensa en Tallín, Estonia, un centro en el que también participa España.

De esta manera, los diferentes países están tomando posiciones en las redes del ciberespacio –concepto más amplio que Internet, porque también engloba las redes protegidas militares- y desde allí atacan y se defienden con armas más sutiles que las tradicionales pero con el mismo potencial mortífero: piénsese en el ‘hackeo’ del sistema de control de una central nuclear, por ejemplo.

En España, y según figura en el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa, la creación de la unidad de ciberdefensa no ha costado dinero a las arcas públicas. En EEUU, sin embargo, el gasto en este apartado cobra importancia en los presupuestos. La Administración Obama planea aumentar el presupuesto en ciberdefensa hasta los 4.700 millones de dólares, 800 millones más que el gasto actual, mientras recorta el gasto general del Pentágono.

Se trata de otra señal más de que las ciberguerras ya están aquí.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.