www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Hacienda ve difícil cumplir el objetivo si se permite a algunas CCAA llegar al 1,8%

Las Comunidades, indignadas porque Rajoy cede de nuevo ante Artur Mas

martes 14 de mayo de 2013, 16:56h
Después de que tanto Rajoy como Montoro sugirieran en sus discursos una posible flexibilización del objetivo de déficit en Catalulña, algunos de los líderes autonómicos han expresado su disconformidad y han pedido que se mantenga la idea de un déficit común para todas las regiones. El presidente madrileño ha calificado de "inadmisible" tratar de "cambiar dinero por independencia" y el jefe del Ejecutivo gallego ha abogado por la discriminación positiva para las comunidades cumplidoras, al tiempo que Hacienda advierte del riesgo que corre el objetivo de déficit en el conjunto nacional.
Tras la reunión del pasado viernes entre Mariano Rajoy y Artur Mas en la que se abordó una posible flexibilización del objetivo de déficit para Cataluña y las palabras del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre que el Gobierno catalán no podrá presentar un déficit por encima del 2,1%, sugiriendo que sí se rebajará el objetivo del 1,2% fijado para todas las Comunidades, los líderes autonómicos no han tardado en denunciar el agravio comparativo con Cataluña. La amenaza independentista está detrás, según han expresado representantes de algunos de los Gobiernos autonómicos, de algunas concesiones del Gobierno central a Mas.

Madrid: "Cambiar dinero por independencia es inadmisible"
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha acusado a Mas de tratar de "cambiar dinero por independencia", algo que ha considerado "inaceptable", aunque ha precisado que en lo estrictamente económico el Ejecutivo madrileño y el catalán podrían llegar a "planteamientos comunes".

"Creo que cambiar dinero por independencia es inadmisible. Aunque no hubiera crisis, este planteamiento no se puede admitir", ha señalado el presidente regional en una entrevista en Cadena COPE, recogida por Europa Press, en la que ha considerado que Mas "tiene un problema evidente desde el punto de vista interno" como consecuencia de "una deriva nacionalista" que le ha introducido en un "callejón difícil".

De esta forma, el presidente del Ejecutivo madrileño ha cargado contra los gobiernos catalanes a los que ha acusado de haber llevado a cabo una "desastrosa gestión" desde la aprobación del modelo de financiación autonómico en 2009. "Esta muy bien lo del agravio, pero tendrían que mirar sus propias cuentas para saber cuál es el problema", ha señalado.

No obstante, y en lo estrictamente económico dejando atrás "el planteamiento independentista", el presidente autonómico ha señalado que en Cataluña se dan "circunstancias" que podrían llevar a "planteamientos comunes" con otras Comunidades Autónomas, como Madrid. "

Asimismo, el González ha abogado por un "déficit común" para todas las regiones españoles, aunque ha señalado que "con carácter excepcional, con necesidades económicas singulares y con unos compromisos ciertos de llegar a un compromiso común en algún caso podría hacerse algún tipo de ajuste especial, pero no a costa del objetivo común de las comunidades autónomas". Así, ha desmentido que él y que el presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, estén planteando un objetivo diferenciado. "Para nada, lo que nosotros defendemos es el mismo objetivo de déficit para todas las Comunidades Autónomas", ha subrayado.

Extremadura "no permitirá" que se beneficie a Cataluña
Por su parte, el Gobierno de Extremadura ha advertido al Ejecutivo central que "no permitirá" que se beneficie a Cataluña "a costa de las comunidades autónomas cumplidoras con los objetivos de déficit". Para el Ejecutivo extremeño, "la lealtad y el cumplimiento deben ser recompensados en aquellas regiones que han hecho un esfuerzo especial para reducir sus desequilibrios".

De esta forma responde el Gobierno extremeño, a través de nota de prensa, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha asegurado que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, no le habló de "números" en su reunión del viernes en Barcelona, aunque ha agregado que de haberlo hecho él tampoco le habría dado una respuesta, y ha vuelto a pedir en el debate sobre el déficit "generosidad" y "altura de miras".

Ante estas declaraciones, el gobierno de José Antonio Monago ha asegurado que "actuará, como siempre, con generosidad, sensatez, sentido común y altura de miras", pero "siempre dentro de la Constitución", ha apuntado.

Así, el Gobierno de Extremadura ha recordado que en materia de déficit primero se modificó la Constitución, luego Hacienda advirtió a las autonomías de que era obligatorio cumplir, y "ahora Hacienda quiere flexibilizar a quien dice no a la Constitución y también no a Hacienda".

"Con estas bases, el Gobierno regional actuará dentro de lo que dicta el 'seny' extremeño", ha aseverado el Ejecutivo extremeño, que ha reiterado que la aprobación de los objetivos de déficit para el periodo 2012-2014 "contó con el consenso y compromiso de las comunidades autónomas, y es ese consenso el que debe sostener las actuaciones futuras".

Por todo ello, considera el Gobierno de Extremadura que cualquier comunidad que quiera excederse del 1,2% de déficit "debería pedir el voto de las demás regiones" en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que es el órgano competente en la fijación del déficit.

Galicia pide "discriminación positiva" para los que sí cumplen
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha aceptado este martes que se actúe con "generosidad" con las comunidades que no cumplen el déficit, pero ha advertido que las que sí lo hacen y "no son un problema" para los objetivos del Gobierno central, como Galicia, deben recibir una "discriminación positiva" y tener "prioridad" en el acceso "a determinados fondos estatales.

"Generosidad para las comunidades que no cumplen sí, pero también discriminación positiva para las que cumplimos", ha sentenciado Feijóo, en declaraciones a los medios, un día después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, apelase, precisamente, a la generosidad de los barones del PPdeG en el reparto del déficit público.

Feijóo ha defendido que cumplir con el déficit "no es otra cosa que priorizar los gastos y no gastar más de lo que se tiene" y que no se hace porque sea "una obsesión contable", sino por "ordenar los escasos recursos" que hay para "apuntalar sanidad y educación" pese a la crisis.

Dicho esto, ha enfatizado que el Gobierno de Rajoy ha ayudado "más que ningún otro" a las comunidades con "muchos problemas" mediante fondos de liquidez para pagar facturas, aportando recursos adicionales para "reducir la demora" en el pago a proveedores o ampliando el plazo para la devolución de las liquidaciones positivas. "Entendemos que esas comunidades necesitan unas ayudas, de la misma forma que también creo que la generosidad con las autonomías que no cumplen el déficit no puede perjudicar a las que sí lo hacen", se ha reafirmado.

Aragón: "Es una delgada línea roja
El consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Roberto Bermúdez de Castro, ha insistido que el ejecutivo no ha variado "ni un ápice" su opinión respecto a este asunto, y que el déficit debe ser "igual para todos". "Es una línea roja", ha enfatizado.

"Todos los ciudadanos españoles, vivan donde vivan, son iguales", ha añadido, y por eso todos tienen "los mismos derechos", en el sentido de que adoptar un objetivo de déficit u otro permite tener más o menos recursos a las autonomías y, por tanto, prestar más o menos servicios esenciales.

Por eso, ha dicho que cada vez que escucha a "algún portavoz del gobierno catalán" decir que Cataluña debe tener un objetivo más alto que las demás tiene más claro "que el déficit debe ser el mismo". "Mientras algunos nos hemos ajustado, otros siguen gastando en embajadas y otras cosas", ha lamentado.

Cataluña confirma la prórroga y Hacienda advierte del peligro
Mientras las Comunidades Autónomas han expresado sus quejas por las supuestas concesiones a Cataluña, el conseller de Presidencia, Francesc Homs, ha confirmado la prórroga presupuestaria y ha pedido a los partidos que se unan en un "frente" para presionar al Gobierno para que flexibilice más el déficit, ya que el Ejecutivo catalán no presentará las cuentas "a cualquier precio".

Tras la reunión ordinaria del Gobierno catalán en la que se ha aprobado la prórroga presupuestaria adaptada al nuevo límite del déficit del 1,2 %, Homs ha recalcado que esta cifra "no la compra nadie, ni el PPC". "Sabemos que es insuficiente y con esto no habrá presupuestos, lo ve claro todo el mundo y ahora tenemos que hacer piña para que se mueva este objetivo", ha insistido.

Homs sí ha querido acallar todas las especulaciones sobre la cifra del déficit definitivo al aseverar que "no hay nada cerrado" en la negociación con el Gobierno. Homs ha defendido que no presentar presupuestos y mantenerlos prorrogados -inicialmente con un déficit del 0,7 % y hoy actualizado al 1,2 %- es de las únicas medidas que tiene la Generalitat para "presionar" al Gobierno.

Aunque la posición oficial del Govern es que a Cataluña le tocaría un tercio del déficit otorgado al conjunto de las administraciones del Estado (lo que sería un 2,1 %), Homs no ha querido hablar de cifras ni revelar si mantendría la prórroga presupuestaria si se cierra la negociación con un objetivo de déficit inferior al deseado por la Generalitat. "Si respondiera a esto, la estrategia negociadora se iría al traste y nos estamos jugando la magnitud de los recortes", ha apuntado.

Con esta decisión de adaptar la prórroga presupuestaria del 0,7 % al objetivo provisional del 1,2 % del PIB, el Govern espera lograr unos 1.000 millones de liquidez adicional -cada décima equivale a unos 200 millones-. La intención del Gobierno catalán es aportar oxígeno a sus departamentos a la espera de conocer el objetivo definitivo de déficit para este año.

Asimismo, la Generalitat ya ha iniciado los contactos con el Gobierno para ampliar los fondos que recibe a cuenta del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). El Gobierno catalán ha pedido este año prestados al Fondo de Liquidez un total de 9.073 millones, de los cuales 1.389 millones de euros iban destinados a cubrir el déficit previsto para este año, que en un principio se fijó en el 0,7 % del PIB, por lo que si se amplía el objetivo de déficit, el Govern quiere recibir más fondos a cuenta del FLA.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda ve difícil que las comunidades autónomas puedan cumplir con el objetivo de déficit del 1,2% marcado para este año si se permite que algunas de ellas lleguen hasta el 1,8%, aunque ha insistido en que no hay ninguna resolución tomada sobre el 'déficit a la carta' porque se trata de una decisión que debe "acordarse, no imponerse" en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Hacienda también recuerda que el "abanico" de cifras con las que las comunidades autónomas cerraron el pasado ejercicio -que van desde el 3,45% de Valencia al 0,69% de Extremadura- es muy amplio, lo que configura una situación nueva en la que tanto el Gobierno central como los regionales deberán "aprender" a moverse.

En este sentido, el primer paso es negociar de forma multilateral el déficit diferencial en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), donde se analizarán los planes económico financieros de cada comunidad autónoma para ver en qué medida debe esforzarse cada administración.

"Pero hay que acordarlo, no imponerlo. Es una situación nueva, pero no incomoda tanto como si la media del déficit de las comunidades autónomas fuera mayor" al 1,73% con que se cerró el pasado ejercicio, insisten desde el Ministerio, asegurando que no se trata de "flexibilizar" las exigencias a nadie, porque quien está más lejos del objetivo seguirá teniendo que hacer un esfuerzo "más intenso" que quien está más cerca de su cumplimiento.

Así, el departamento de Cristóbal Montoro censura que se hable de "premios" o "compensaciones" a las comunidades cumplidoras porque el premio real es que el país en su conjunto se pueda financiar en mejores condiciones que las actuales, un objetivo al que todas las administraciones deben contribuir en la misma medida.

En cualquier caso, las fuentes consultadas aseguran que aún no hay ninguna cifra cerrada, dado que Bruselas ni siquiera ha confirmado todavía que el objetivo de déficit público será finalmente del 6,3%, por lo que ningún dirigente autonómico puede saber cifras concretas. En este sentido, interpretan las afirmaciones de unos y otros en que están "tomando posiciones" políticas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios