www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Investidura presidencial en Ecuador

Correa se prepara para embarcarse en su tercer y "último" mandato

viernes 24 de mayo de 2013, 11:03h
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se preparara para jurar este viernes por tercera vez consecutiva, el cargo de jefe de Estado, con una aprobación del 86% y la ventaja que da una oposición dividida que continúa sin hallar el rumbo.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, asumirá este viernes su tercer mandato consecutivo con la intención de profundizar su "Revolución ciudadana", bajo la atenta mirada de una oposición dividida y debilitada.

Correa, en el poder desde 2007, ha anunciado que en este periodo de gobierno desarrollará políticas encaminadas a reforzar la cultura, el avance de la ciencia y la tecnología y la planificación urbanística, así como a reducir la pobreza.

El mandatario, quien ha anunciado que no buscará la reelección, jurará de nuevo el cargo tras imponerse en las elecciones de febrero con el 57,17 % de los votos a siete candidatos de la oposición, de los cuales Guillermo Lasso fue el que más votos obtuvo (22,68 %), seguido del expresidente Lucio Gutiérrez (6,73 %).

Ante su victoria electoral, la oposición le exige que respete a los grupos minoritarios y que los tenga en cuenta a la hora de gobernar, así como en el legislativo, donde la formación oficialista Alianza País, obtuvo 100 de los 137 escaños con que cuenta la Asamblea Nacional (unicameral).

Entre los proyectos que el oficialismo impulsa están la ley de Comunicación, que no ha podido ser aprobada hasta ahora por las fuertes críticas de la oposición, que la considera una "mordaza" para los medios.

En cuanto a la coyuntura económica, sectores críticos, como la Federación de Cámaras de Comercio de Ecuador, encabezada por Blasco Peñaherrera, recriminan al Gobierno el "problema" de que la economía ecuatoriana dependa del petróleo, a lo que se suma que el país ha dependido "en los últimos años, sobre todo, del gasto estatal que a su vez depende de los ingresos petroleros".

El mandatario indicó recientemente que se estima que en este año se perciban unos 5.700 millones de dólares por ingresos petroleros, lo que aportaría unos 4.000 millones al presupuesto del gobierno central.

Apartado del neoliberalismo, el Gobierno de Correa ha destacado como uno de sus logros la reducción de la pobreza, especialmente en el sector urbano (del 25% en 2006 al 16% en 2012).

En el plano internacional, la relación Sur-Sur ha sido el eje de su gestión y se ha distanciado de la órbita de Washington incluso en la búsqueda de financiación para el desarrollo, que ha capatasdo especialmente en China.

No obstante, el mandatario, en el poder desde 2007, ha vuelto a mirar a Estados Unidos y Europa para conseguir los insumos que le permitan desarrollar el talento humano y el conocimiento.

Para el catedrático de la Universidad Central de Quito Napoleón Saltos, Correa ha pasado de una posición ideológica de combate al capitalismo a una "más pragmática".

El objetivo del Gobierno, según Saltos, es "combinar la explotación de recursos naturales y la biotecnología" y, entonces, ya no le basta obtener el apoyo financiero de China, sino que requiere de esa inversión biotecnológica que puede encontrar en EE.UU. o Alemania.

Para la toma de posesión está confirmada la presencia de los mandatarios Sebastián Piñera (Chile), Michel Martelly (Haití), Laura Chinchilla (Costa Rica), Porfirio Lobo (Honduras), Nicolás Maduro (Venezuela) y Evo Morales (Bolivia).

Además, Danilo Medina (República Dominicana), Juan Manuel Santos (Colombia) y Mikheil Saakashvili (Georgia), el príncipe Felipe de Borbón, de España, la vicepresidenta de Perú, Marisol Espinoza, y el vicepresidente de Argentina, Amado Boudou.

Junto a ellos figuran el vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el vicepresidente de Brasil, Michel Temer y el primer vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros de Nicaragua, Moisés Omar Halleslevens.

Además, el presidente del Senado de Argelia, Abdelkader Bensalah, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

La ceremonia de juramento se efectuará en la Asamblea Nacional donde su presidenta, Gabriela Rivadeneira, de Alianza País, le impondrá la banda presidencial.

Además de la ceremonia oficial de juramento del mandato, el presidente participará a las 18.00 hora local (23.00 GMT) en un acto simbólico de inicio del nuevo período ante el pueblo que tendrá lugar en el Parque del Bicentenario, donde antes funcionaba el aeropuerto de Quito.

También se prevé para el domingo un acto popular similar en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste), de donde es oriundo Correa.

Lazos con España

El príncipe Felipe de Borbón aprovechó su visita a Quito para reunirse con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, con quien analizó las relaciones bilaterales y la presencia de las empresas españolas en el país, que "están en buena situación", dijo a Efe una fuente diplomática española.

Correa recibió en el Palacio de Gobierno al Príncipe, quien llegó a Quito para asistir este viernes a la toma de posesión del presidente, quien asumirá su tercer mandato tras ganar las elecciones del pasado mes de febrero.

"Agradecemos muchísimo que hayan asistido. Siempre son bienvenidos y más aun cuando vienen de tan lejos para estar con nosotros. Estos son los últimos cuatro años míos, y la revolución tiene que seguir, hay mucha esperanza con entusiasmo", dijo el presidente Correa al dar la bienvenida a Felipe de Borbón.

Correa recordó en la reunión que Ecuador está viviendo un período de esperanza, de alegría y de avance a favor de los más necesitados del país, según informó el portal gubernamental El Ciudadano.

Durante el encuentro, ambos comentaron los proyectos en los que están involucradas empresas españolas, como el metro de Quito, y las necesidades de inversión en la nación andina.

El gobernante resaltó ante el príncipe de Asturias la importancia que tendrán en este nuevo periodo de Gobierno las políticas sobre educación, ciencia y tecnología y la importancia de incorporar al desarrollo del país profesionales y técnicos dentro de un esquema de cooperación basado en la educación y la ciencia más que en un enfoque social.

Correa también comentó con el Príncipe lo negativo que fue para el país la marcha de miles de ecuatorianos como emigrantes a distintos lugares, entre ellos a España, desde donde ahora están volviendo, algunos de ellos ante la crisis que atraviesa ese país.

Otro aspecto que fue abordado en la conversación fue la conveniencia del proceso de reforma de las Cumbres Iberoamericanas para que estas reuniones sean más ágiles y aborden asuntos que unan a la comunidad internacional.

Durante la reunión, que se prolongó durante dos horas y media en un ambiente franco y distendido, don Felipe entregó al mandatario una carta de felicitación de su padre, el Rey Juan Carlos, quien expresa en la misiva sus buenos deseos al gobernante para su mandato.

Rafael Correa y Felipe de Borbón se han visto en dos ocasiones durante los últimos meses, pues el heredero de la Corona y su esposa Letizia visitaron Quito en octubre de 2012 en un viaje dedicado a promover la inversión española.

También se vieron en noviembre de 2012, cuando don Felipe participó junto a su padre, el Rey Juan Carlos, en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Cádiz.