www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

el ex vicepresidente del Gobierno presenta su LIBRO DE MEMORIAS

Alfonso Guerra acusa al juez Baltasar Garzón de intentar cobrar un sueldo en B del PSOE

lunes 27 de mayo de 2013, 14:49h
El socialista Alfonso Guerra, ex vicepresidente del Gobierno, ha presentado este lunes el último tomo de sus memorias, Una página difícil de arrancar en una rueda de prensa en la que ha asegurado que si él hubiera sido Zapatero, hubiera dimitido tras el primer paquete de recortes drásticos acordados con Bruselas la noche del 9 al 10 de mayo de 2010.
El ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra , en una rueda de prensa para presentar su libro de memorias Una página difícil de arrancar, ha repasado parte de su historia al frente del PSOE y en el Gobierno y ha recordado que el ex juez Baltasar Garzón intentó cobrar en la campaña electoral de 1993 dinero B del PSOE hasta que saliera diputado por esta formación, según informa este martes el diario El Mundo.

Ha asegurado también que si él hubiera sido el jefe del Ejecutivo cuando Bruselas acordó el primer paquete de recortes drásticos, en mayo de 2010, hubiera dimitido y convocado elecciones porque aquello cambió "radicalmente" la política de José Luis Rodríguez Zapatero.

Alfonso Guerra ha insistido en que aquel primer ajuste para reducir el déficit, acordado en la noche del 9 al 10 de mayo, "paralizó" también el proyecto europeo "y no sé si acabará con él", ha afirmado.

Fue una decisión "muy grave" y si él hubiera estado al frente del país, ha recalcado, hubiera renunciado y convocado nuevos comicios a los que se hubiera presentado con un programa en el que hubiera dejado claro que "no estaba dispuesto" a someterse "a esa broma. Y quizá hubiera ido mejor", ha señalado.

Por otro lado, ha señalado que no está tentado de volver a la "primera línea" de la política porque está a punto de cumplir 73 años y es algo que no lo tiene en un horizonte "de vida cercana", aunque dentro de cuarenta años -ha ironizado- "puede ser".

"Volver, volver como éste que salió el otro día en la tele", en alusión al expresidente José María Aznar, "no se me ocurre".

Ha salido también en defensa de la Monarquía y ha asegurado que España no es un país presidencialista y ha advertido de que dada la actual mayoría parlamentaria se corre el peligro de que "el tío de la capa", de nuevo en alusión a Aznar, pudiera sustituir a quien ahora ocupa la jefatura del Estado. "Y entre uno y otro lo tengo clarísimo", ha añadido.

No obstante, ha reconocido que la Monarquía atraviesa un momento difícil, pero no porque ésta haya faltado a sus funciones sino porque una persona ajena a la institución (Iñaki Urdangarín) parece que no se comporta como debería, aunque se ha mostrado cauto hasta que no haya una decisión judicial sobre el caso Noós.

Rechaza las listas abiertas y las primarias
Guerra ha sostenido también que las primarias en los partidos políticos conducen al "cesarismo" y se ha mostrado contrario a las listas abiertas, porque a su juicio generan una "batalla interna terrible".

"No soy partidario de las listas abiertas; ya sé que todo el mundo en España opina lo contrario y que lo van a hacer, pero mi opinión es que no es conveniente y que se arrepentirán cuando lo hagan", ha afirmado. Guerra ha argumentado que con listas abiertas cada candidato a diputado "necesita una campaña propia y, por tanto, un patrono propio" y ha dicho que no cree que eso sea lo mejor para los ciudadanos.

También se ha declarado contrario a que los "jóvenes puedan estar dirigiendo las juventudes de un partido con chófer y sueldo", y a que se dediquen a la política sin haber hecho otra cosa antes, ni haber tenido una profesión a la que volver, porque "a esos el puesto no hay quien se lo quite" y "lo defenderán con el cuchillo en la boca".

Además ha opinado que las primarias "no son lo más democrático, como la gente piensa", sino que conducen al "cesarismo, porque el señor que sale elegido como gran líder dice: 'el programa lo hago yo y la lista la hago yo'". Guerra ha defendido que en un partido los programas deberían hacerlos "entre todos" y ha aconsejado al PSOE "claridad" y un "programa que tenga mordiente para la gente" si quiere recuperar la confianza de los ciudadanos.

"El partido tiene que ser muy claro en todo, las ambigüedades con el electorado de izquierdas no funcionan para nada, en la izquierda la claridad es muy importante y a veces no se ha tenido suficiente claridad", ha criticado.

A su juicio, el programa del PSOE tiene que estar "dedicado a los ciudadanos" y no a "mirarse dentro" los socialistas con asuntos como las primarias, que a los ciudadanos "no les interesa".

El veterano diputado ha aconsejado a todos los políticos que "hablen más con la gente y menos con políticos y periodistas". También ha considerado una "frivolidad" que algunos hayan querido relevar al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, "a los seis meses de haber sido elegido en un Congreso", porque "en democracia hay que respetar las normas".

En un tono distendido, con numerosas bromas e ironías, Alfonso Guerra ha manifestado otras opiniones plasmadas en su libro, como que "la Tercera Vía de Tony Blair era una forma de engañar a la gente para hacerse multimillonario" y que "hay socialistas que no se comportan como tales".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.