www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Facebook, Google, Hotmail, Skype... una puerta abierta

domingo 09 de junio de 2013, 13:41h
Ya hemos contado lo fácil que resulta entrar subrepticiamente en Internet, en el ordenador o en el móvil de cualquiera. Si alguien mínimamente avezado conoce la dirección de correo y el número de teléfono de alguien hay millones de espabilados que se enteran de las conversaciones, los datos guardados, los chats y los correos sin mayor problema.

Y si un informático viene a nuestra casa a arreglar el ordenador, más vale que no sea un cotilla. Porque, si no, nos enchufa un “trol” y es como si tuviera nuestro ordenador abierto en su casa. Y ahí ya aparecen hasta las conversaciones de WhatsApp. Y ya hay agencias que se dedican a ello por unos pingües beneficios. Si un marido o una mujer celosos o un desaprensivo quieren saber lo que uno habla o escribe sólo tiene que contratar a una de estas empresas. Tan ilegales como difíciles de detectar.

También conocemos la guerra cibernética que se ha desatado entre China y Estados Unidos, por mucho que lo nieguen. Y una cosa es que un país se defienda de esos ataques y, otra, que el imperio americano, el más libre, según ellos, se dedique a hurgar en las conversaciones confidenciales de los ciudadanos, pues ello atenta contra la libertad y la intimidad de las personas. Por mucho que Obama lo defienda en aras de la seguridad. Porque en nombre de esa seguridad se inculcan los derechos humanos. Sólo en un mes, Estados Unidos ha recopilado, en Facebook, Google, Hotmail, Yahoo, Apple y Skype, más de cien mil millones de datos de los rastreos informáticos de los servicios secretos. Y no parece que en el país americano haya tal número de delincuentes, ni tal número de órdenes judiciales.

El Reino Unido, como ha denunciado “The Guardian”, está en el mismo caso y el Parlamento Británico estudia si el Centro de Inteligencia se dedica a estos repugnantes menesteres de meterse en casa ajena sin permiso. Ya hemos hablado del Gran Hermano. Que Internet, esa herramienta poderosa y maravillosa, esa red que nos permite navegar por el mundo desde casa, comunicarnos con cualquier rincón del mundo o leer El Imparcial, tiene unos peligrosos agujeros en su red por los que se puede colar cualquiera. Nunca la intimidad del hombre ha estado tan al descubierto.
Hasta en Luxemburgo se ha descubierto que los servicios secretos espiaban nada menos que al Gran Duque y al primer ministro para luego grabar sus conversaciones. Y lo que no sabemos… En España, al igual que en todo el mundo, la Policía tiene un equipo especializado en Internet que se dedica a rastrear en los ordenadores. En teoría, siempre por orden judicial. En teoría.

Por eso, lo mejor que se puede hacer, si uno quiere hablar en la intimidad, es irse al campo, sentarse bajo un árbol, apagar el móvil, eso lo primero, y contar lo que uno quiera sin miedo a ser espiado. Incluso mandar una carta por correo, con su sellito y todo, es más seguro que enviar un mensaje por el ordenador. El Gran Hermano nos acecha. Mucho cuidado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.