www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

cien aniversario de su nacimiento

Don Juan, hijo de rey y padre de rey

lunes 17 de junio de 2013, 11:20h
Don Juan de Borbón y Battenberg, conde de Barcelona, padre del actual rey de España don Juan Carlos I, nació en el Palacio de La Granja el 20 de junio de 1913.
Juan Carlos Teresa Silverio Alfonso de Borbón y Battenberg, conde de Barcelona, tercer hijo varón de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia y padre del actual rey de España don Juan Carlos I, nació en el Palacio de La Granja, Segovia, España, el 20 de junio de 1913. Fue bautizado, cuatro días más tarde, en el salón del trono por el obispo de Sión, procapellán mayor de palacio, siendo su padrino el rey Carlos de Rumanía. Quinto hijo de los Reyes de España, sus hermanos fueron los infantes: Alfonso (1907), Jaime (1908), Beatriz (1909), María Cristina (1911) y Gonzalo (1914).

A los tres años y medio ingresó como soldado raso en el regimiento de Húsares de Pavía, y a los siete años, en 1920, hizo el ingreso como soldado en el Cuartel de la Montaña de Madrid. Un año después, solicitó el ingreso, también sin graduación, en el de Ingenieros de Ferrocarriles, siendo admitido en el Cuartel de la Roda de Conde-Duque.

Educado como posible heredero de la Corona, inició la enseñanza primaria, que simultaneó con el estudio del inglés, alemán y francés, con Paula Czerny, profesora de su padre, y la continuó con el conde de Grove, jefe de estudios del Príncipe de Asturias. Con posterioridad, en el exilio, aprendió italiano, portugués y catalán.

En 1923 comenzó, junto a su hermano Gonzalo, el bachillerato en el Instituto de San Isidro, de Madrid. Una vez finalizado el grado elemental, eligió el bachillerato de Ciencias, estudios que terminó en el mismo centro en julio de 1930.

Aprobó los exámenes correspondientes en el Ministerio de Marina en junio de 1930, y el 1 de septiembre de ese mismo año se incorporó a la Escuela Naval de San Fernando, en Cádiz, como guardia marina, jurando bandera ante su padre el 28 de octubre del mismo año.

Tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, y al proclarmarse la II República, abandonó la Escuela Naval, en el torpedero número 16, dirigiéndose a Gibraltar, donde embarcó con destino a Génova, en el trasantlántico "Roma". De Génova pasó a París, reuniéndose, el 24 de abril, con su familia en Fontaineblau. El 28 del mismo mes se trasladó a Londres, donde se encontraba Alfonso XIII.

Autorizado por el rey de Inglaterra, continuó la carrera de marino en la Escuela Naval de Dartmouth, donde estudió un año, y en buques de guerra de la Armada británica. En abril de 1932 embarcó en el crucero "Enterprise", de la IV Escuadra británica, situada en la India.

A bordo de este crucero, cuando se encontraba en el puerto de Colombo recibió la renuncia a los derechos a la Corona de sus hermanos Alfonso y Jaime. Alfonso, Príncipe de Asturias, renunció el 11 de junio de 1933, al haber contraído matrimonio morganático con Edelmira Sampedro. El segundo varón, Jaime, renunció el 21 de junio del mismo año, debido a la sordomudez que padecía.

Aceptada por don Juan la herencia de estos derechos sucesorios asumió el título de Príncipe de Asturias, título que ostentó hasta la muerte de su padre, y pasó a ser el legítimo heredero de la Corona de España.

Durante la última etapa de sus estudios navales, embarcó en el acorazado "Iron Duke", en el que cursó la especialidad de Artillería (tiro naval), y después en el destructor "Winchester", en el que permaneció durante 3 meses. Una vez finalizada esta formación militar obtuvo el grado de alférez de Navío. A principios de 1935, pidió el retiro voluntario en la Royal Navy, ya que para continuar ésta debía renunciar a la nacionalidad española. Un año después, el Rey Jorge V le concedió el grado de teniente honorario de Navío.

Una vez renunció a su carrera militar en Gran Bretaña, amplió su formación académica con estudios de Historia de Europa y Derecho Político en la Universidad de Florencia, completándola en las Universidades de Lausana y Ginebra.

El 12 de octubre de 1935 contrajo matrimonio con su prima, la infanta María de las Mercedes de Borbón y de Orleáns, en la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles de Roma. Los Príncipes de Asturias, después de ser recibidos por el Papa, emprendieron viaje de bodas, tras el que fijaron su residencia en Cannes, Francia.

Al estallar la guerra civil española don Juan, bajo el nombre de Juan López, entró en España por el paso de Dancharinea el 1 de agosto de 1936 para incorporarse a la columna Escamez en Somosierra. Descubierta su identidad en el parador de Aranda de Duero, se le ordenó salir del país, pues el Alto Estado Mayor consideraba que no podía ponerse en peligro la solución política que don Juan representaba.

Posteriormente, ofreció sus servicios como oficial de marina en carta dirigida al general Franco, pero éste denegó la autorización necesaria para que se incorporase al "Baleares", en un escrito fechado el 12 de enero de 1937.

En 1937 trasladó su residencia a Roma, donde nació su primer hijo varón, el actual rey de España, el 5 de enero de 1938. También en Roma nacieron la infanta doña Margarita y el infante don Alfonso (1941- marzo de 1956). La primogénita, la infanta doña Pilar, había nacido en Cannes el 30 de julio de 1936.

Alfonso XIII, en testamento firmado en Lausana, el 8 de julio de 1939, lo proclamó su heredero y sucesor a la Corona de España. Semanas antes de morir, el 15 de enero de 1941 el monarca abdicó en favor de su hijo el infante don Juan, quien dejó de ser Príncipe de Asturias y empezó a utilizar el título de conde de Barcelona, título vinculado al rey de España.

En 1942 se estableció con su familia en la localidad suiza de Lausana, desde donde siguió en constante contacto con España, y donde aprendió catalán, gracias al canónigo de la Seo de Barcelona Mossen Cardó. En el primer manifiesto dirigido a los españoles el 19 de marzo de 1945, conocido por "Declaración de 1945", instaba al general Franco a abandonar el poder y a poner en marcha una serie de medidas liberales.

Luego, en febrero de 1946, fijó definitivamente su residencia en Estoril, Portugal. Desde esta ciudad emitió su segundo manifiesto el 7 de abril de 1947, tras la promulgación de la Ley de Sucesión al Estado español. En éste, se mostró partidario de la restauración de una monarquía constitucional y reclamó libertades para el pueblo español.

El conde de Barcelona mantuvo tres entrevistas con el general Franco: el 25 de agosto de 1948, abordo del "Azor" en San Sebastián; la segunda el 29 de diciembre de 1954, en la finca extremaña de "Las Cabezas", y una tercera en este último lugar en marzo de 1960. En éstas se habló de la educación que recibiría el príncipe Juan Carlos.

Otras visitas suyas a España durante esta época se produjeron con motivo de los bautizos de sus nietos: la infanta Elena (diciembre de 1963) y el príncipe Felipe (febrero de 1968).

Apasionado por el mar, el 17 de marzo de 1958 inició la ruta de Colón a bordo del "Saltillo", un barco de unas 60 toneladas y propiedad de Pedro Galíndez. Después de recorrer 3200 millas, el 16 de abril arribó a San Juan de Puerto Rico.

Mientras tanto, y desde su llegada a "Villa Giralda", en Estoril, estuvo informado y asesorado de lo que sucedía en España por su Consejo Privado, compuesto por un centenar de profesionales y presidido por José María Pemán, y su Secretariado, al frente del cual se encontraba José María de Areilza. Ambos órganos fueron disueltos por orden de don Juan el 29 de julio de 1969.

Tras la proclamación del príncipe Juan Carlos como sucesor al título de Rey en la Jefatura del Estado, el 22 de julio de 1969, el conde de Barcelona hizo público un comunicado en el que defendió su posición respecto a los derechos de la Corona española y rechazó cualquier tergiversación del automatismo dinástico.

El 14 de junio de 1975, en Estoril, ante una representación de distintos partidos políticos españoles de la oposición, defendió su posición tajante referente a sus derechos a la Corona, afirmando que la solución preconizada por Franco de dar el trono a su hijo, Juan Carlos, sería la perpetuación del Movimiento, una solución tomada sin tener en cuenta su opinión, ni tampoco la del pueblo español.

Después de seis años de "silencio", tras la supresión de su Consejo y del Secretariado, en septiembre de 1975 el conde de Barcelona creó el Gabinete de Información, que tuvo como presidente a Luis Ussía y Garalda, Conde de los Gaitanes, y como secretario al periodista Luis María Anson. Desde éste se canalizarían las relaciones entre el jefe de la Casa Real y los medios de comunicación.

A la muerte de Franco en noviembre de 1975, y tras la proclamación de su hijo Juan Carlos como Rey de España, don Juan publicó el 21 de diciembre de ese año un comunicado en el que afirmó que mantenía su bien conocida postura política como hijo y sucesor de Alfonso XIII.

No obstante, a primeros de abril de 1976 confirmó su renuncia a todos los derechos dinásticos en favor de su hijo Juan Carlos, aunque sin concretar la fecha en la que se llevaría a cabo. El 14 de mayo de 1977, considerando instaurada y consolidada la monarquía en la persona de su hijo, el conde de Barcelona renunció en favor de su hijo don Juan Carlos durante una ceremonia íntima que tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela, y a la que asistió toda la Familia Real y el entonces ministro de Justicia, Landelino Lavilla Alsina, en su calidad de Notario del Reino.

El 11 de julio de 1978 el Rey Juan Carlos le impuso a su padre las insignias y el fajín de almirante honorario de la Armada española, rindiendo homenaje a un hombre que durante toda su vida ha sentido intensamente la llamada del mar. Luego, el 3 de noviembre de ese año recibió la Gran Cruz del Mérito Naval.

En los últimos años representó al Rey Juan Carlos en diversos acontecimientos e hizo diferentes viajes en su nombre.

En enero de 1980 don Juan Carlos encomendó al conde de Barcelona el traslado de los restos mortales de Alfonso XIII desde Roma al monasterio de San Lorenzo del Escorial, en Madrid. En esta ocasión don Juan actuó como embajador extraordinario. El 25 de abril de 1985 se produjo el traslado de su madre, la reina Victoria Eugenia, que había recibido sepultura provisional en Lausana, Suiza. La reina fue enterrada en el Panteón de Reyes del Escorial, como Alfonso XIII.

Entre los reconocimientos recibidos por el conde de Barcelona en los años ochenta mencionar: la medalla de oro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (IUMP), el 19 de septiembre de 1981; asumió la presidencia del patronato del Museo Naval, el 17 de febrero de 1983; la medalla de oro de Madrid, el 30 de junio de 1983; la medalla de oro del Spanish Institute, el 15 de noviembre de 1984, en Nueva York; los títulos honoríficos de capitán de Marina Mercante y de Pesca, en noviembre de 1985; la medalla de oro de la Academia de Bellas Artes de Sevilla el 11 de octubre de 1986; y la medalla de oro de Segovia e hijo predilecto de esta ciudad castellana, el 25 de octubre de 1986, entre otros.

Residió en Madrid desde 1982 y desde octubre de 1987 vivió en una pequeña casa "Giralda", en Puerta de Hierro, Madrid, llamada así en recuerdo de la que los condes de Barcelona mantuvieron durante décadas en Estoril. Además, su yate tiene este mismo nombre.

Durante 1987 el conde de Barcelona fue protagonista de diversas noticias con motivo de haber presidido diferentes actos y de haber recibido varias distinciones. El 19 de enero de 1987 don Juan recibió de su hijo el Rey la medalla de oro de Barcelona durante una ceremonia que se celebró en el Salón del Ciento del Ayuntamiento de la Ciudad Condal. La distinción le fue otorgada a don Juan de Borbón en agradecimiento a su especial vinculación a la ciudad y en "reconocimiento a su contribución a la reinstauración de la democracia en España". Don Juan destacó el papel de la Corona como moderadora de las instituciones y dijo que "la monarquía de todos los españoles" estaba perfectamente interpretada por su hijo.

El 24 de septiembre el Gobierno Autónomo de la Comunidad de Castilla-León concedió a don Juan, nacido en la Granja de San Ildefonso, Segovia, la medalla de oro de la Comunidad que le fue entregada en un acto celebrado en el Monasterio de las Claras, Valladolid, el 22 de diciembre de ese mismo año.

Desde su renuncia a los derechos dinásticos, en mayo de 1977, conservó a petición de su hijo, el rey Juan Carlos I, el título de conde de Barcelona, y de acuerdo al Real Decreto 1368/87 de 6 de noviembre, sobre el régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes, don Juan "continuará vitaliciamente en el uso del título de conde de Barcelona, con tratamiento de Alteza Real y honores análogos a los que corresponden al príncipe de Asturias".

El 19 de noviembre, a bordo de la fragata de la Royal Navy "Beaver", fondeada en Cartagena, recibió el título de almirante honorario de la Armada británica, en la que había servido en los años treinta.

En enero de 1988 la revista Cambio 16 proclamó a don Juan "Hombre del año". Un mes después, fue nombrado socio de honor de las casas regionales españolas. En mayo del mismo año la Universidad de Cantabria le concedió el grado de "honoris causa" en Ciencias del Mar a propuesta de la Facultad de Ciencias. El 26 del mismo mes presidió la junta extraordinaria de las reales maestranzas de España y el día 31 la Asamblea Anual de la Fundación de Cooperación para el Desarrollo y Promoción de Actividades Asistenciales.

El 31 de junio de 1988 el conde de Barcelona recibió la medalla de oro de la ciudad de Alcántara, Cáceres, con motivo de la inaguración de los actos conmemorativos del 770 aniversario de la Orden de Alcántara, y en octubre, en una visita a Santader, recibió el título de alcalde honorario de la ciudad y fue investido doctor "honoris causa".

El 25 de abril de 1989 recibió el Premio Ilustre Ciudadano y en mayo de 1989 la distinción Hombre del Mar que le concedió la Federación Internacional de Ligas y Asociaciones Marítimas y Navales.

En mayo de 1990 la Universidad de Castilla-La Mancha le nombró doctor "honoris causa" y el mismo mes recibió la llave de la ciudad de Toledo de manos de su alcalde José Manuel Molina, por su "espiritu de comprensión y su contribución a la convivencia democrática de los españoles".
En agosto de 1990 el conde de Barcelona inaguró en Palma el museo-biblioteca de Antonio Maura.

Fue investido con el grado de doctor "honoris causa" por la Universidad de Castilla-La Mancha el 7 de junio de 1991. Ese año, en agosto recibió el título de "Visitante ilustre de la Ciudadela de Menorca" y en octubre la medalla de oro de la provincia de Segovia.

El conde de Barcelona ha sufrido siete intervenciones quirúrgicas, tres en la vista (junio de 1976, febrero de 1986 y mayo de 1986) y cuatro en la laringe (septiembre de 1978, mayo de 1985, diciembre de 1985 y febrero de 1988). En esta última le fue extirpada en su totalidad la laringe. Tras ésta, se ha sometido a periódicos reconocimientos médicos en el Clínico de la Universidad de Navarra, entre otros: noviembre de 1988, mayo de 1990, noviembre de 1990, mayo de 1992 y julio de 1992.

De nuevo, el 28 de agosto de 1992 fue ingresado en el Clínico de la Universidad de Navarra, adonde fue trasladado desde Sevilla. Atendido de forma urgente a causa de un "abceso cutáneo" en el cuello, abandonó este centro dos días después. Volvió a ser internado en el Clínico navarro el 15 de septiembre para someterse a una revisión médica de la lesión cutánea en el cuello. Desde entonces, ha abandonado el Clínico en varias ocasiones: el 14 y 15 de octubre para asistir en Madrid al acto de inhumación de los restos mortales de su hijo, el infante don Alfonso, en el Monasterio de El Escorial, el 31 de octubre para visitar la Ciudadela de la capital navarra y el 3 de noviembre para visitar el monasterio navarro de Irache.

En una entrevista publicada por el "Diario de Navarra" el 18 de octubre de 1992, aseguraba el conde de Barcelona que veía "a España mal, algo desgarrada y con su unidad amenazada".

En reconocimiento a su profundo amor a España, a sus fuerzas armadas y por los vínculos especiales que le unen a la Armada española, el Consejo de Ministros del 4 de diciembre de 1992 fue nombrado capitán general de la Armada, con carácter honorífico. Durante ese mes de diciembre abandonó la Clínica de Pamplona en dos ocasiones para viajar a Madrid, la primera el día 11 y la segunda el 23. Regresó al centro hospitalario el 26, después de pasar las Navidades con el resto de la familia real.

El 11 de enero de 1993 el Gobierno navarro le concedió la medalla de oro de la Comunidad Foral, que le fue impuesta por el Rey el día 18 de ese mes en el Salón del Trono del Palacio de Navarra. En ese acto Juan Carlos I agradeció a su padre el haberle inculcado desde la cuna un "amor ilimitado a España". Días después, el 5 de ferebro, el Ministerio de Defensa le concedió la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar, con distintivo blanco, y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Aeronáutico, con distintivo blanco.

Además del título de conde de Barcelona, don Juan era: caballero de la Insigne Orden del Toison de Oro (16 de mayo de 1927); decano presidente del Consejo y Tribunal de las Ordenes de Caballería; bailo Gran Cruz de Honor y Devoción de la Soberana Orden Militar de Malta; jefe y hermano mayor de la Real Maestranza de Ronda y de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla; hermano mayor de la Real Maestranza de Valencia, de la de Zaragoza y de la de Granada; jefe supremo del Real Cuerpo de la Nobleza Antiguo Brazo Militar del Principado de Cataluña y Condados de Rosellón y de Cerdeña; hermano mayor del Santo Caliz Cuerpo de la Nobleza Valenciana y de la Real Hermandad de Infanzones de Nuestra Señora de la Caridad de la Imperial Villa de Illescas.

Sobre su vida se han publicado varios libros: "Don Juan de Borbón. Grandeza y servidumbre del deber" de Victor Salmador (1976), "Un reinado en la sombra" de Pedro Sainz Rodríguez (1981), "Franco y don Juan" (1989) y "Don Juan de Borbón, el Rey padre" (1992), estos dos últimos de José María Toquero.

A las 15.30 horas del jueves 1 de abril de 1993, falleció en Pamplona, en la habitación 601 de la Clínica Universitaria de Navarra tras un largo proceso canceroso que le mantuvo postrado en cama y sedado, durante el último mes.

La noticia de su muerte a causa de una parada cardioespiratoria, fue dada por el doctor Rafael García Tapia, director del equipo médico que le atendió durante los últimos meses de su vida. El día 3 fue enterrado en el panteón de Reyes del Monasterio de El Escorial, en Madrid, rindiéndosele honores fúnebres de Rey de España y decretando el Gobierno siete días de luto nacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.