www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En un informe presentado en Madrid

Observadores europeos confirman que hubo fraude electoral en Venezuela

jueves 20 de junio de 2013, 10:13h
El presidente del Instituto de Altos Estudios Europeos, Gustavo Palomares, quien formó parte de la misión de observadores internacionales en los comicios presidenciales del 14 de abril en Venezuela, confirma en un informe presentado este miércoles en Madrid, las denuncias de fraude electoral llevadas a cabo por el líder de la oposición Henrique Capriles y los representantes del bloque de la Mesa de la Unidad Democrática.
Hubo fraude en las electoral en Venezuela. Esa es la conclusión que conduce el informe “Misión de Apoyo Internacional a la Observación de las Elecciones Presidenciales en Venezuela 14 de Abril de 2013”, elaborado por el Instituto de Altos Estudios Europeos, el cual fue presentado este miércoles por el presidente de esta entidad y miembro de la misión de observadores europeos, Gustavo Palomares.

Más de 1.300 irregularidades contabilizadas en las que se enumeran la presencia de hombres armados en los centros de votación, el transporte de personas no identificadas o el “voto asistido”, entre otras; recoge este documento, que vuelve a poner contra las cuerdas la legitimidad de Nicolás Maduro como jefe de Estado.

“Sin duda pudo haber habido una alternación importante en cuanto al resultado final de las elecciones”, señala Palomares al presentar los resultados del estudio.

El escaso margen de 1,5% de votos entre el candidato de Gobierno y el de la oposición, Henrique Capriles; sumado al registro de incidencias electorales, y un proceso de escrutinio que no ha cruzado los tres instrumentos de control establecidos por la propia Ley Electoral, como el recuento del voto automático, el recuento del acta y de los cuadernos de escrutinio, sientan “bases fundadas que establecen que los delitos electorales fueron cometidos.



El análisis no sólo se restringe a lo que fue la dinámica del 14 de abril sino que a su vez, aborda el contexto político que llevó al sucesor del fallecido Hugo Chávez al poder.

El documento de 29 páginas sostiene que el Tribunal Supremo de Justicia, además de forzar la Constitución para permitir la participación de Maduro como candidato, pese a estar imposibilitado para ello por ser vicepresidente; también olvidó los artículos del reglamento electoral que señalan que todo funcionario público debe separarse del cargo.

“Una situación así pone en peligro y en serias dudas la necesaria neutralidad y objetividad imprescindible exigible a este órgano en un sistema democrático”, alerta el informe.

Asimismo hace hincapié en la preferencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) hacia el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSVU).

“Existe una forzada identificación de una gran parte de los niveles directivos y, por ende, de la práctica totalidad de la estructura administrativa interior y exterior del Estado con los objetivos del PSUV [el partido de gobierno] y con su candidato Nicolás Maduro”.

Esto desestimaría los resultados del recuento de votos llevado a cabo por el CNE, que reitera la victoria de Maduro con un margen de error de sólo 0,02%.