www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En demanda de mejoras en los servicios públicos

Un millón de "indignados" brasileños toman las calles de Sao Paulo

viernes 21 de junio de 2013, 09:45h
Sube el tono de las protestas en Brasil pese a que el Gobierno se echó atrás en el aumentó de la tarifa del transporte. Este jueves cerca e un millón de personas tomaron las calles de Sao Paulo para exigirle al Ejecutivo de Dilma Rousseff mejoras en los servicios públicos, aun cuando la movilizaciones se desarrollaron en su mayoría de forma pacífica, esta se vieron empañadas por la primera muerte relacionada con las protestas, un intento de invadir la cancillería y choques con la policía.
Cerca de un millón de brasileños salieron este jueves de nuevo a las calles en unos 80 municipios para exigir mejores servicios públicos, en manifestaciones en su mayoría pacíficas aunque empañadas por la primera muerte relacionada con las protestas, un intento de invadir la cancillería y choques con la policía.

Grupos violentos trataron de invadir el Congreso y la cancillería brasileña, la cual sufrió vidrios rotos y fuegos junto a sus columnas externas.

También intentaron entrar en la alcaldía de Río de Janeiro, la sede de Gobierno en Fortaleza y se enfrentaron a la policía en otras ciudades, como Salvador y Campinas. Los agentes antidisturbios respondieron con bombas de gas lacrimógeno y hasta unidades montadas para reprimirlos.

Una persona murió atropellada cuando un vehículo arrolló a algunos manifestantes en la ciudad de Riberão Preto, en el estado de São Paulo, lo que se trata del primer fallecimiento relacionado con las protestas, que comenzaron la semana pasada.

Además, solo en Río de Janeiro hubo una cuarentena de heridos por los enfrentamientos. Los manifestantes regresaron a la calle pese a que la víspera varias alcaldías, entre ellas las de Sao Paulo y Río de Janeiro, anunciaron reducciones en las tarifas de transporte público, que era su reivindicación inicial.

El aumento de las protestas y del número de manifestantes reveló el alto grado de descontento y demostró que, según dijeron algunos de los participantes a Efe, los veinte centavos de real (menos de diez centavos de dólar), que fue el reajuste en el pasaje de autobús, solo fue la gota que rebosó el vaso.

Las protestas comenzaron en Sao Paulo, exclusivamente contra la subida de las tarifas de transporte público, pero fueron ganando otras reivindicaciones, como mayores inversiones en la salud y la educación pública y críticas a la corrupción y a los elevados gastos del Gobierno para organizar eventos como el Mundial de 2014.

La principal manifestación de hoy fue la de Río de Janeiro, que congregó a cerca de 300.000 personas en una de las principales vías del centro, seguida por la de Sao Paulo, con 110.000.

Según datos policiales preliminares, este jueves salieron a las calles cerca de un millón de personas en el país. Pese a que la multitud en Río de Janeiro marchó pacíficamente la manifestación terminó violentamente cuando un pequeño grupo supuestamente intentó invadir la alcaldía.

La policía, atacada a pedradas, reprimió a los manifestantes violentos con gases lacrimógenos y protagonizó una verdadera batalla campal que dejó cerca de treinta heridos, entre ellos un periodista.

La protesta en Río incluso se coló en el partido de fútbol entre España y Tahití, que tuvo lugar en el estadio de Maracaná, donde se veían algunas pancartas en apoyo a los manifestantes.

El Partido de los Trabajadores (PT), de la presidenta del país, Dilma Rousseff, y de su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva, instó hoy a su militancia a apoyar las protestas, pero la tensión generada por las manifestaciones obligó a la mandataria a aplazar el viaje que iba a realizar a Japón la próxima semana.

De hecho, esta noche la Presidencia informó que Rousseff se reunirá este viernes con su ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, en una cita en el que se prevé que la protestas serán el tema central y a la que podrían acudir otros miembros del Gabinete.

En Brasilia, la policía reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma a un grupo que amenazaba con invadir la sede del Congreso. La Policía consiguió dispersar a parte de los manifestantes pero los conflictos se trasladaron entonces al vecino Palacio de Itamaraty, la sede de la cancillería, cuyas rampas de acceso fueron ocupadas por un pequeño grupo.

Antes de ser retirados de las inmediaciones de la edificación por la policía, los manifestantes rompieron ventanales y le prendieron fuego a algunos objetos que lanzaron dentro de la cancillería, pero las llamas fueron rápidamente controladas.

En Sao Paulo hubo momentos de tensión entre manifestantes y militantes de partidos políticos de izquierda, que querían levantar sus banderas en medio de las protestas.

Las manifestaciones también degeneraron en disturbios en Salvador, cerca del estadio en donde Uruguay y Nigeria se midieron por la Copa Confederaciones.

La policía contuvo la marcha a cerca de tres kilómetros del estadio Fonte Nova cuando un pequeño grupo intentó romper el cerco policial con piedras y adoquines.

Otros incidentes se registraron en Campinas, Belén y Vitoria cuando los manifestantes violentos, siempre en minoría, intentaron invadir edificaciones públicas. En todos los casos la mayoría de manifestantes pidió cesar el vandalismo para no deslegitimar las protestas.