www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica política

¿Podrán salir Rajoy y Cospedal de las cuerdas de Bárcenas?

martes 16 de julio de 2013, 07:35h
Era este lunes un día muy esperado y la verdad es que no ha defraudado. Por una parte, el presidente del Gobierno ha comparecido en público y ha hablado del “caso Bárcenas” y las últimas informaciones publicadas sobre el supuesto cobro de sobresueldos en el PP y el intercambio de sms que hizo con quien fuera ex tesorero del PP. Por otra, éste último ha prestado de nuevo declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y en la que ha afirmado que tanto el máximo dirigente del PP como su número dos, María Dolores de Cospedal, cobraron 90.000 euros respectivamente en dinero negro durante los años 2009 y 2010.

Complicadísima la situación que vive el PP y, por tanto el Gobierno. El ventilador puesto en marcha por Luis Bárcenas en su cambio de estrategia está poniendo contra las cuerdas al jefe del Ejecutivo, señalan los analistas políticos consultados por este diario. Y lo que parece claro es que “esto no va a ir a mejor, sino todo lo contrario”, subrayan las mismas fuentes, “porque ya cada vez que el extesorero popular abre la boca, sobre todo en sede judicial, hace que la cúpula popular esté más a la defensiva y que la oposición se crezca más”.

No le ha quedado otro remedio a Rajoy este lunes que referirse a este asunto. Y no porque haya querido, sino porque tenía comprometida una rueda de Prensa tras reunirse con su homólogo polaco en la que por cierto sólo ha aceptado una pregunta sobre esta cuestión y por lo que parece previamente pactada con el diario “Abc”. Dicho esto, el presidente del Gobierno ha asegurado en su repuesta, en su mayor parte leída y no improvisada, que el “Estado de Derecho no se somete a chantaje. Ésta es una democracia seria y las instituciones no se someten a chantaje”.

En este sentido, ha recalcado que el juez encargado del caso, los fiscales, los policías y los agentes de la Agencia Tributaria que investigan el caso son los mismos que lo llevan haciendo antes de que el PP llegara al Gobierno, ejemplo que ha puesto como muestra de la independencia con la que funcionan las instituciones del Estado.

En lo que también ha sido rotundo es en que no va a dimitir, como le está pidiendo la oposición, encabezada por el PSOE. “Voy a cumplir con el mandato que me han dado los españoles en las urnas y si otros quieren jugar a otras cosas, esa es su responsabilidad”, ha hecho hincapié, para a continuación asegurar que no va a tolerar que se pongan en juego dos cuestiones fundamentales, el plan de reformas que su Ejecutivo ha emprendido y la estabilidad política en España, que ha querido dejar muy claro que está fuera de toda duda.

Pero el berenjenal político es enorme, señalan los medios consultados. “El Gobierno y el PP –señalan- están completamente a la defensiva, a la espera de lo que Bárcenas pueda decir o dejar de decir”. Como lo ha demostrado, subrayan, el hecho de que la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal haya tenido que convocar una rueda de Prensa urgente en la tarde de este lunes para salir al paso de lo que Bárcenas ha declarado ante el juez Ruz, en el sentido de que tanto ella como Rajoy cobraron 90.000 euros respectivamente en dinero negro entre los años 2009 y 2010. Como una gran mentira ha calificado la número dos del PSOE esta afirmación y ha acusado al extesorero del PP, de quien por cierto ha recordado que está en la cárcel, de establecer una estrategia para lanzar infamias y calumnias contra los actuales dirigentes del partido para evitar dar explicaciones sobre el dinero que posee en cuentas en Suiza y que pueden llegar a los 48 millones de euros. Por cierto, un Bárcenas, que en su cambio de rumbo ya reconoce ante que las anotaciones sobre una supuesta contabilidad “B” en el PP aparecidas a principios de año en “El País” y la semana pasada en “El Mundo” son suyas, y no como hizo en febrero, negando hasta el último momento que esos papeles existieran y que los hubiera hecho él.

Mientras tanto, Alfredo Pérez Rubalcaba ha tocado llamada y se ha puesto en contacto con IU, UPyD, CiU, PNV para encabezar un movimiento para forzar la dimisión de Rajoy, eso sí, con resultados muy dispares. Catalanes y vascos van a lo suyo, con los primeros vinculando esta iniciativa con su iniciativa independentista. UPyD sí estaría de acuerdo en una posible moción de censura, pero no así Izquierda Unida, que quiere una convocatoria de elecciones anticipadas, algo que al PSOE no es que precisamente le venga bien, sino al contrario, fatal, con un partido que no tiene nada claro quién podría ser su candidato y que no remonta en las encuestas electorales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios