www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA CULTURAL

Picasso en primera línea, en Francia

viernes 19 de julio de 2013, 19:43h
Las exposiciones del pintor malagueño han proliferado este año que se conmemora su muerte, hace cuarenta. En Francia, exposiciones en Mónaco, Cannes y Aubagne. Además, cuatrocientos Picassos desaparecidos.
Picasso está por todos lados en el Sur de Francia. En Mónaco, el Museo Grimaldi evoca la figura del maestro con la exposición Picasso et la côte d’Azur. Allí donde Picasso pasó parte de sus años franceses y acabó instalándose definitivamente, allí donde probablemente hallaba una luz que le recordaba su España, ahora se puede admirar ese legado que se expone, aunque parezca mentira, por primera vez. Los famosos marchantes de arte Ezra y David Nahmad han prestado su colección para esta exposición que se podrá ver hasta el 15 de septiembre.

Además, en Cannes, Marina Picasso, la nieta del artista, ha reunido desnudos en el seno del centro de arte de Malmaison. Picasso, le nu en liberté, reúne unas cien obras del artista entre cerámica, pinturas, grabados y dibujos. La colección pertenece enteramente a Marina Picasso y Olga Kokhlova, y se puede visitar hasta el 15 de octubre.

Por último, en Aubagne la exposición Picasso, Céramiste et la Méditerranée en el centro de Arte de la capilla de los Penitents noirs, una temática que Picasso exploró durante los años 50. Se acerca a mostrar las civilizaciones mediterráneas, a través de las pinturas, grabados, soportes y litografías. Una exposición que muestra unas cien obras hasta el 13 de octubre.

Al mismo tiempo, Juan Pedro Quiñonero, corresponsal del ABC en París, nos informaba hace unos días de un escandalo ocurrido en Francia. “Catherine Hutin-Blay, hija de Jacqueline Roque, la última esposa de Picasso, ha denunciado el robo de mas de 400 obras del maestro malagueño, valoradas en uno o dos millones de euros, a través de una rocambolesca filial integrada por un “hombre de confianza”, un electricista, un marchante y una avispada galerista que estuvieron vendiendo durante varios años obras sustraídas de una limpieza casi absoluta”.

En su extenso artículo, cuenta como la hija de Jacqueline Roque, heredera de una parte de la obra de Picasso, no se dio cuenta de que durante años, le iban sustrayendo obras de Picasso, litografías la mayoría, en su propia casa. En total unas 400 obras de Picasso que fueron desapareciendo a través del “hombre para todo” de su amiga y vecina, Sylvie Baltazar-Eon, hija de Aimé Maeght, el gran marchante de arte. “Muy amigas, (cuenta Quiñonero), la hija de Aimé Maegh “prestó” a la hija de la última esposa de Picasso, a su “hombre para todo”, un avispado comerciante que tenía las llaves de su domicilio, entrando y saliendo como amo por su casa”. Una red de traficantes en el que había también un electricista y una galería cercana al barrio de Saint Germain.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.