www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Venezuela

Maduro celebra 100 días en el poder en el 59 'cumpleaños' Chávez

lunes 29 de julio de 2013, 09:30h
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, celebró el 59 natalicio de Hugo Chávez el mismo día que cumplía 100 días en el poder. Una gestión que comenzó con polémica por las denuncias de fraude electoral en los comicios del 14 de abril, la radicalización del chavismo y una economía en crisis desbordada por la inflación, la escasez y la falta de liquidez que padece el país suramericano.
El Gobierno venezolano conmemoró este domingo el 59º natalicio de Hugo Chávez, quien gobernó Venezuela desde 1999 y hasta su muerte, el 5 de marzo pasado, y coincidiendo con los 100 días en el poder del presidente Nicolás Maduro, su heredero político.

"Esto no es fácil (...); yo nunca aspiré a ningún cargo, pero además, más que eso, yo siempre, psicológica y políticamente, me preparé para ser soporte, para tener mi hombro al lado de él, para acompañarlo (...), para vivir por él, así que tener que ocupar su puesto aquí es un reto grande en lo personal", declaró Maduro.

El nuevo gobernante aprovechó para pedir unidad en las filas oficialistas, donde admitió que de cara a las elecciones municipales del 8 de diciembre ha detectado divisiones que achacó a dirigentes chavistas que, dijo, se han vendido "al enemigo".

"Se ponen una gorrita chavista y por debajo reciben billete de los terratenientes, de la burguesía", sostuvo en Barinas (oeste), tierra natal de Chávez, donde encabezó un primer homenaje a su antecesor, tras lo cual visitó su tumba, en el centenario edificio de Caracas, donde su mentor saltó a la fama el 4 de febrero de 1992.

Chávez comandó esa fecha y desde ese edificio el intento de golpe de Estado que, según dijo entonces, postergó "por ahora" el inicio de la "Revolución Bolivariana", como llamó a su gestión de 14 años y como también Maduro llama a su propia administración.

Sin identificar a nadie, Maduro dijo que los chavistas vendidos "buscan dividir al pueblo para que la burguesía se cuele y pueda prosperar lo que no ha prosperado hasta hoy, que es la desestabilización", y exhortó a "que el pueblo les de una lección, que les salga a decir no al divisionismo, no a la traición".

Ese tipo de "desviaciones" serán minimizadas con la labor del Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Supremo Hugo Chávez, instancia creada hoy mismo por Maduro y donde puso al frente al hermano mayor del mandatario fallecido, Adán Chávez.

El Instituto contribuirá, dijo éste, a que "la Revolución Bolivariana alcance su punto de no retorno", a "la irreversibilidad de la Revolución".

Maduro también bautizó un libro del español Ignacio Ramonet, asistente a los actos en Barinas y Caracas, "la biografía más completa de Chávez, porque la hizo él mismo", al estar basada en entrevistas, destacó.

El vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, y su cónyuge, Rosa Virginia, hija mayor de Chávez, bautizaron otro libro sobre el gobernante fallecido, esta vez en el acto nocturno en el Cuartel de la Montaña, el centenario edificio donde reposan sus restos.

Maduro pronunció allí un discurso de más de dos horas, donde hizo un recuento de lo que ha hecho desde que ganó las elecciones del 14 de abril pasado, triunfo no reconocido por supuesto fraude por el líder opositor Henrique Capriles, contra quien el gobernante arremetió sin nombrarlo, y al que tachó de "fascista".

"¿Se imaginan que nosotros el 14 de abril hubiéramos perdido ante el fascista?", se preguntó y él mismo se respondió: "¡Quién sabe en qué montaña estuviéramos, en qué trinchera!".

"No tengo dudas de que una vez que los fascistas se lanzaran a privatizar PDVSA (la estatal petrolera), la educación, la salud, este pueblo alzaba en una gran insurrección", lo que, además, se evitará en el futuro "manteniendo el pulso firme", añadió.

Capriles, derrotado por Chávez hace nueves meses y por Maduro hace tres, coincidió en que ambos gobiernos son uno solo y "el peor", remarcó en un acto dominical como gobernador de Miranda, estado que abarca a parte de Caracas.

Esto "ya no da para más" y "nuestro pueblo tiene que abrir los ojos; cuando las cosas no funcionan, hay que cambiarlas", añadió.

Adicionalmente, escribió en su columna dominical de prensa que el cambio comenzará precisamente con las elecciones de diciembre, y que desde ya Maduro y "sus cómplices" saben que perderán.

También "saben que están haciendo las cosas mal, que el país se les fue de las manos", como los venezolanos "saben muy bien qué fue lo que pasó ahí", añadió en alusión a las elecciones de abril, que sostiene que ganó, pero que fue víctima de un fraude, por lo cual las impugnó ante el Supremo de Justicia que aún no se pronuncia.

Maduro y los suyos "saben que perdieron al pueblo" y por ello "se comportan como si se les acercara la hora de ir recogiendo el despelote y todas las cochinadas que han hecho, robándose el dinero de los venezolanos y usando el poder para inflar un proyecto partidista que ya fracasó", remarcó en su texto.

"Como el líder de millones de venezolanos", añadió en alusión a los 7,3 millones de votos que cosechó en abril (7,5 millones Maduro), "les aseguro que no vamos a facilitarles la farsa" y "vayan pensando", exhortó a los oficialistas, en contar la votación de hace tres meses y "sumarle los resultados" de diciembre.

"Piensen en todo lo que tendrán que explicarle al país cuando vayamos a votar todos los que ya votamos el 14-A, pero sumando a quienes necesitaron estos cien días para darse cuenta de que dejar el país en manos de la ineficacia de Nicolás y sus cómplices es una locura que no vamos a permitir", remató Capriles.

Reunión con Fidel Castro

Horas antes y en el marco del natalicio de Chávez, Maduro se reunió en La Habana con el líder cubano Fidel Castro, y conversaron sobre el fallecido líder venezolano, a quien el exmandatario también recuerda en una carta sobre el 60 aniversario del inicio de la revolución que publican hoy medios oficiales.

Según el sitio oficial Cubadebate, en el encuentro celebrado ayer sábado, Fidel Castro entregó a Maduro una carta dirigida a las delegaciones asistentes a los actos por el 60 aniversario del asalto al cuartel Moncada, efeméride que se considera el inicio de la revolución cubana.

Al final de esa carta, con fecha del pasado viernes pero divulgada hoy en la isla, el anciano expresidente cubano rinde "especial tributo" a Hugo Chávez, al que define como "un líder latinoamericano y mundial" que "vivió para luchar".

En su encuentro, de acuerdo a medios oficiales, Maduro y Fidel Castro coincidieron en resaltar la "tremenda obra" de Chávez al "unir a América Latina y retomar la construcción del sueño del Libertador Simón Bolívar".

El líder cubano también se mostró preocupado por la amenaza del cambio climático y además informó a Maduro sobre las investigaciones en marcha en la isla para producir proteínas para el consumo humano y alimentos para animales.

Maduro obsequió a Castro con un cuadro pintado por Chávez, de quien hoy se celebra el que hubiese sido su 59 natalicio.

El presidente de Venezuela partió anoche de Cuba tras una visita a la isla para participar en la ciudad de Santiago (a unos 900 kilómetros al este de La Habana) en el acto central por el 60 aniversario del asalto al cuartel de Moncada.

A esa conmemoración, que presidió Raúl Castro, también acudieron los presidentes de Uruguay, José Mujica; Nicaragua, Daniel Ortega; Bolivia, Evo Morales, y los primeros ministros de Antigua y Barbuda, Baldwin Spencer; Santa Lucía, Kenny Davis Anthony; de Dominica, Roosevelt Skerrit, y de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves.

Fidel Castro, que el próximo 13 de agosto cumplirá 87 años y se encuentra retirado del poder desde el año 2006 a causa de una enfermedad intestinal, no asistió a la celebración como recuerda en su carta.

"No estaré sin embargo con ustedes en Santiago de Cuba, pues debo respetar la obvia resistencia de los guardianes de la salud. Puedo en cambio escribir y trasmitir ideas y recuerdos, que siempre serán útiles, al menos para el que escribe", explica Castro en su misiva.