www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Antonio García Vidriel, de 67 años

El camionero por el que intercedió el Rey en Marruecos terminará de cumplir su pena en España

martes 13 de agosto de 2013, 14:50h
Antonio García Vidriel, el camionero sevillano de 67 años que cumplía condena por tráfico de drogas en una cárcel de Tánger y por quien el rey Don Juan Carlos intercedió el pasado mes de julio durante su visita a Marruecos, terminará de cumplir su pena en España.


El camionero sevillano Antonio García Vidriel ha abandonado este martes la prisión de Tánger para cumplir el resto de su condena en España después de que el Rey intercediera por él ante su homólogo marroquí durante su reciente visita al país norteafricano.

El camionero, de 67 años, fue condenado a cuatro años de cárcel por tráfico de hachís por las nueve toneladas de hachís halladas en su vehículo. Pese a que está delicado de salud, en el reciente indulto decretado por el rey Mohamed VI el pasado 30 de julio para 48 presos españoles no figuraba el nombre del camionero, pero sí el de su hijo, quien fue condenado a diez años de cárcel por el mismo caso y estuvo preso en Tánger junto a su padre.

La familia García Vidriel dedicará su primer esfuerzo a que logre un permiso penitenciario para visitar a un hijo que está hospitalizado con quemaduras graves desde hace meses. Así lo ha informado a Efe la Plataforma Presos en Marruecos, que en estas semanas ha apoyado el traslado del camionero a España.

Un hijo de 21 años del encarcelado, Lucas García, se encuentra ingresado desde hace varios meses en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla como consecuencia de un accidente laboral que le causó quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo.

Por su parte, Miguel García, otro hijo del camionero, ha expresado a Efe el agradecimiento de la familia a la Casa Real, pues García Vidriel es uno de los presos por los que intercedió el rey Juan Carlos durante su reciente visita a Marruecos, así como a la prensa y a la plataforma de apoyo a presos.

Según Miguel García, el traslado a España "es lo que queríamos" y en especial que su padre quede ingresado en una de las dos cárceles de la provincia de Sevilla, aunque la familia sigue defendiendo que el camionero es inocente y que alguien puso la droga en su camión aprovechando que estaba almorzando. "Mi padre no ha matado a nadie y es inocente", ha dicho Miguel, por lo que confían en conseguir pronto el traslado a Sevilla.

La familia del preso procede de la pedanía El Campillo, perteneciente a La Luisiana (Sevilla), aunque estas semanas está continuamente en el hospital acompañando al joven ingresado y de hecho allí se encontraba Miguel cuando recibió la noticia del traslado de su padre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.