www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Supongamos que España manda unas fragatas a Gibraltar, [b]Por Joaquín Vila[/b]

sábado 17 de agosto de 2013, 15:59h
Es evidente que Gran Bretaña y España son socios y cuasi amigos. No hay que alarmarse, porque no va a producirse ningún conflicto bélico. Pero si Rajoy espabilara, mandaría unas fragatas con sus cañoncitos y sus torpedos a la bahía de Algeciras, al borde de las aguas territoriales de Gibraltar para hacer unas maniobras orquestales. Podrían hacer los marineros esquí acuático o mofarse de los británicos cuando se crucen por la zona con sus buques de guerra.

Pero lo que no puede hacer España es cruzarse de brazos. Porque para chulos, nosotros. Si ellos mandan buques de guerra, España les espera con globitos de colores, les mandan aluviones de confetis, les ponen altavoces a toda potencia con canciones de los Chichos para torturarlos y, así, de paso, se cachondean de ellos. Pero no se puede aceptar que hagan maniobras militares en aguas españolas.

El Gobierno de Rajoy está algo obnubilado. Un día se pone farruco y, al siguiente, se baja los pantalones y se deja llevar por la blandenguería de la diplomacia. Es cierto, que la mejor manera de resolver el conflicto es denunciar ante las Naciones Unidas y ante el Tribunal de la Haya las ilegalidades británicas. Pero eso, va para largo. Si es que hay bemoles para poner en marcha las denuncias.

Lo primero que hay que exigir a los gibraltareños es quitar los malditos bloques de hormigón con pinchos. Es un atentado al medio ambiente y una provocación inaceptable. Luego, España debería aprovechar la crisis para controlar el tráfico de tabaco y de drogas, los desmadres de los ingleses que viven en España y se forran con negocios poco claros, pero cotizan en Gibraltar y así atacar sin melindres el desmadrado paraíso fiscal en que se ha convertido el Peñón (lo de la roca es anglicismo) y, mientras, que suden la gota gorda los que quieren entrar a Gibraltar manteniendo los controles exhaustivos y provocando retenciones que arruinen su chollo turístico.

España no es Argentina. Ni Gibraltar, las Malvinas. Ni Cameron, Margaret Thacher. España tiene mil recursos para poner en ridículo al Reino Unido y para frenar el despropósito de la afrenta de la colonia. Sólo falta que Rajoy se ponga los pantalones largos y le dé una patada a Cameron donde más le duela. Sin señalar. Pero, si quiere, lo tiene a huevo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios