www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La guerra fría, de nuevo

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 01 de septiembre de 2013, 10:56h
En una excelente entrevista de Daniel Villagrasa con el experto internacional y columnista de El Imparcial, Ely Karmon, que publica este periódico, éste declara que una intervención militar de Estados Unidos en Siria supondría el inicio de otra guerra fría entre las dos potencias. Y es verdad.

Putin lo está deseando. Aunque pretenda disimularlo, es el mayor y más peligroso enemigo de Occidente y, en especial, de Estados Unidos. Lleva años apoyando a Irán, a Siria, a Egipto y a todos los países que se enfrentan a los americanos. Quiere volver a crear una URSS para plantar cara a EEUU. Y, además, cuenta con China, el imperio emergente.

Obama no sabe qué hacer. Rusia y China ya han vetado en la ONU la intervención militar y ahora habrá que esperar la decisión del Congreso americano.

Es verdad que el régimen sirio tiene que ser castigado por las matanzas indiscriminadas de civiles y por utilizar armas químicas. Pero los rebeldes tampoco son de fiar. En sus filas ya se ha colado Al Quaeda y su islamismo radical. Hay que intentar por la vía diplomática, por el diálogo, incluso por las artimañas de la CIA o por el boicot económico derrocar al régimen sirio e intentar que el país celebre unas elecciones democráticas y libres.

Aunque la experiencia de la famosa primavera árabe haya sido un fiasco. Y los islamistas radicales han tomado el poder en todo el mundo árabe.

Israel está a un tiro de piedra y la intervención militar de EEUU podría tener consecuencias para los judíos, que ya preparan sus misiles por si se produce algún ataque desde Siria o, incluso, Irán. La guerra, la muerte se extendería por toda la región. El avispero de Oriente Medio es un infierno, pero atacar militarmente siempre es la peor de las decisiones. Sólo produce muertos y el conflicto se agravaría.

Y, además, la crisis económica que padece Occidente se agudizaría. Ya se ha comprobado en la subida del precio del petróleo y en el batacazo de las Bolsas. Y, eso, sólo por el mero anuncio del ataque.

Obama que se cuelga la medalla de Premio Nobel de la Paz parece decidido a lanzar sus misiles contra los centros militares sirios. Pero sería inevitable la muerte de civiles y la destrucción masiva. El presidente americano se ha metido en un laberinto del que le va a costar salir. Pero la guerra no es la solución. Nunca.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios