www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La España más cutre se retrata en la decepción de Madrid 2020

domingo 08 de septiembre de 2013, 12:51h
En la Puerta de Alcalá acabó la música innecesariamente atronadora para dar paso a la retransmisión en directo en pantallas gigantes. No éramos muchos, un centenar, quizá dos. Las cinco de la tarde de un sábado no es el mejor momento para organizar un concurso de popularidad, pero aun así los que estaban aplaudían entregados y los turistas, un buen porcentaje, se unían a la claque con respeto y naturalidad. Habló Juan Antonio Samaranch Jr. y habló en inglés. Eso fue una novedad porque en la rueda de prensa anterior habíamos tenido que pasar por el trago de ver cómo nuestra alcaldesa no entendía nada de lo que le preguntaban y el propio presidente del COE le decía a un periodista: “Sorry, no listen the ask” para pedirle que repitiera una pregunta.

España cutre, España paleta, España que no sabe dar una imagen de sí misma mínimamente moderna, educada, internacional.

Cuando acabó Samaranch se despertó algo parecido al entusiasmo, un entusiasmo que se fue congelando cuando vimos los tres representantes que venían a continuación: Mariano Rajoy, gritando como si estuviera en el Congreso ante el run-run habitual y leyendo un texto en español; Ignacio González, que mitigó los daños y al menos utilizó un inglés correcto... y Ana Botella, completamente superada por las circunstancias.

Era imposible seguir creyendo después de eso y el silencio se hizo en la plaza. La alcaldesa no solo destrozó un inglés que no entendía y que se convertía por tanto en una interpretación mil veces ensayada y tremendamente sobreactuada, sino que se puso a hablar de cafés con leche y de lo bien que se lo había pasado en Buenos Aires como si fuera la monitora de un campamento de verano y no la máxima responsable de uno de los más importantes proyectos internacionales.

Tres políticos españoles son muchos políticos como para que una candidatura no se hunda. Una candidatura, por otro lado, sostenida por la mentira permanente o al menos la manía tan española de “hacer como si nada” y vivir en una realidad paralela. Les voy a ser sinceros: yo soy madrileño y me encanta el deporte. Probablemente esta era la última oportunidad de ver cómo mi ciudad acogía unos Juegos y me habría encantado que se los dieran... pero lo que he estado viendo estos días ha sido la representación de la España que más odio, la que me hace daño, la del “que inventen ellos”.

Todo ha sido tan marcadamente español que asusta: mientras los políticos y sus medios –imposible diferenciarles- llevaban cantando el éxito durante meses, las casas de apuestas colocaban a Madrid en un lejano tercer puesto. Tercer puesto de tres. Miren, yo no sé si albergar unos Juegos es una bendición o es un desastre económico, pero cuesta pensar que si de verdad fuera una panacea absoluta, algo por lo que mereciera construir de antemano –y gastar de antemano- el 80% de las instalaciones a ver si toca algo, no se presentarían tres ciudades. Como mínimo, suena extraño.

Se ocultaron los favoritismos de casas de apuestas y expertos, se confió en el típico “si no se dice, no existe”, se mandó a gente claramente no válida: Ignacio González sonreía sin saber muy bien qué hacer, Ana Botella personificó un alud de incompetencia propio de alguien que no ha sido votado como alcaldesa, que ha llegado a ese puesto no por sus méritos y sus capacidades sino por su ascendencia en un partido político y que no está ni de lejos preparada para algo así. Comparen con Livingstone y Coe en 2005. Lo mismito. Alejandro Blanco, exhausto, intentando convencer con las mismas armas de siempre: las mismas instalaciones construidas ya para 2012, el mismo mensaje de “qué bien os lo vais a pasar en España”, las mismas imágenes de la Eurocopa de 2008, las mismas castañuelas y tablaos flamencos que llevamos vendiendo desde los años cincuenta.

Aquella no era la imagen de un país moderno ni preparado porque España no es un país moderno ni preparado. Es un país donde medran y deciden los que más morro le echan, donde la trampa se ha hecho regla, donde la única manera de ganar una votación así habría sido que durante el apagón televisivo, Bárcenas se hubiera puesto a repartir sobres y Eufemiano Fuentes, pastillas. Es el país de la Operación Puerto, que no es poca cosa en deporte. ¿Se creen que eso sale gratis? ¿Se creen que se puede ser un país señalado por exportar médicos y sustancias dopantes sin control alguno y a la vez competir por unos Juegos? ¿Se cree Alejandro Blanco que alguien puede confiar en él cuando dice que el problema de España es que “la legislación antidopaje es tan avanzada que causa retrasos”?

Pues sí, se lo creen, porque en el día a día es lo que han vivido desde hace muchos años: hacer cualquier cosa, cualquier chapuza, pasarla por el baño de la propaganda y los titulares y salirse con la suya. Un presidente que lleva opositando al puesto desde 2003 y en diez años no ha sido capaz de aprender dos frases seguidas en inglés. El presidente del “It´s very difficult... todo esto” junto a la alcaldesa del “relaxing café con leche in the Plaza Mayor”. Si esa es la imagen que quiere dar Madrid de sí misma, le va a pasar lo mismo cada cuatro años: su proyecto, sólido, llegará a la final, y ahí sus comunicadores, pésimos, volverán a no convencer a más de 30 miembros del COI.

Cambiemos de imagen, cambiemos de España, exijamos un mínimo de calidad, responsabilidad y preparación a los que mandan y no este enchufismo constante, grasiento, de puesto de la Verbena de la Paloma. Con eso, no nos da para competir contra Tokio, lo siento. Hay otro Madrid, hay otra España y está esperando. En buena parte, esperando fuera de nuestro país porque no ha quedado más remedio. Porque mientras centenares de famosos de todo tipo viajaban con gastos pagados a Buenos Aires a ver si se pegaban una buena fiesta, los trabajos de esa “otra España”, sus sueldos o sus proyectos de investigación desaparecían. Dejemos de mentir y dejemos de mentirnos. No vayamos a Argentina a presumir de una recuperación económica que el FMI no prevé hasta 2015, no saquemos pecho de nuestra propia incompetencia... No tratemos al COI como si fueran unos niños. Son cualquier cosa menos eso.

Y desde luego un café con leche no va a bastar para convencerles de lo contrario, por muy relajante que sea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.