www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA POLÍTICA

Rajoy no robó a los parados y Rubalcaba calla y se frota las manos con las algaradas de la Diada

miércoles 11 de septiembre de 2013, 14:36h
Los temas políticos del día son los dos de siempre, el robo de la Junta de Andalucía del dinero de los desempleados y pensionistas y las andanzas de Bárcenas.
Rubalcaba, una vez más, sólo ha querido meter el dedo en el ojo de Rajoy por las tropelías de Bárcenas. Le ha insultado, le ha vuelto a llamar mentiroso, le ha intentado (con poco éxito) poner contra las cuerdas y pretende que por ello abandone la Moncloa. Es para partirse de la risa.

Dos de sus barones, de sus hombres de confianza, los últimos presidentes de Andalucía están bajo la amenaza de que sus casos de cohecho, latrocinio y sinvergonzonería lleguen al Supremo y sean imputados como malhechores. Pero Rubalcaba como si nada.

¿Cómo puede tener la desfachatez de pedir cuentas a Rajoy por Bárcenas cuando un exvicepresidente de Zapatero y su hombre de confianza en Andalucía están contra las cuerdas nada menos que por robar el dinero a los más desamparados?

Pues ahí está. Reparada la gotera del Congreso, que también tiene su gracia, se ha lanzado a la yugular de Rajoy pidiéndole cuentas de algo que todavía está por ver e investigar, mientras los dirigentes socialistas y sus amigos sindicales están siendo acusados formalmente de meter la mano en la caja del erario público para francachelas, juergas, campañas electorales y comilonas a tutiplén.

¿A dónde va Rubalcaba? ¿Cree que los españoles somos tontos? Eso sí, de Artur Mas y la Diada ni palabra.

Mientras los desmelenados independentistas pedían la secesión en una larguísima y estúpida cadena humana, Rubalcaba se reía como una hiena. Pero ni palabra. El líder del PSOE debería de denunciar la provocación de esta Diada contra la Constitución y la estabilidad de España. Pero resulta que muchos de los socialistas catalanes estaban haciendo manitas con los más radicales independentistas catalanes. Y contra ellos, no tiene bemoles para frenarles los pies. Ése es el líder de la Oposición que tiene España. Todo un esperpento. Y la otra gracia del día, además de la gotera del Congreso, es que en la Diada se coló una bandera española. Pero, tranquilos, no la llevaba Rubalcaba.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios