www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Unos presupuestos de transición

sábado 28 de septiembre de 2013, 08:24h
El Gobierno ha hecho las cuentas para 2014. No prevén un recorte del gasto. Es decir, que renuncia a seguir por el camino de los tímidos recortes de los años anteriores: una decisión más que discutible. ¿Cómo casa esto con la necesidad de reducir el déficit? Porque el Ejecutivo considera que los ingresos subirán el año que viene, en un 2,7 por ciento. La razón está en la tímida, pero cada vez más asentada recuperación de la economía, que el Gobierno cifra en siete décimas en 2014, algo por debajo del consenso de los analistas.

Así como no piensa hacer nuevos recortes, tampoco tiene previsto el aumento de los impuestos. Parece haber escarmentado por el estrepitoso fracaso este año: El Gobierno reconoce que los ingresos caen en 2013 más de 2.300 millones de euros, pese a la subida de los impuestos. Hemos comprobado que lo que señalaban los mejores economistas se ha acabado cumpliendo: Los mayores impuestos han deprimido la economía, y con ella los ingresos.

El Gobierno los ha llamado “los Presupuestos de la recuperación”, pero son, más bien, los presupuestos de la transición. La que media entre los recortes y las elecciones de 2015. Si, por un lado, Mariano Rajoy ha renunciado tan pronto como ha podido a la austeridad, por otro tiene ante sí la oportunidad, y en realidad el deber, de cumplir con su promesa de bajar los impuestos. Habrá de hacerlo tanto por su compromiso con los electores, como por contribuir a la recuperación, como finalmente por presentarse ante los electores en 2015 con un argumento electoral atractivo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.