www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Shani Boianjiu: La gente como nosotros no tiene miedo

domingo 03 de noviembre de 2013, 12:32h
Shani Boianjiu: La gente como nosotros no tiene miedo. Traducción de Eugenia Vázquez Nacarino. Alfaguara. Madrid, 2013. 320 páginas. 18,50 €. Libro electrónico: 9,99 €
La primera novela de la joven escritora Shani Boianjiu (Jerusalén, 1987) ofrece un testimonio valiente, feroz y políticamente incorrecto de la juventud de un país, Israel, marcado por el conflicto bélico y la amenaza crónica del terrorismo. Aclamado por la crítica internacional, su libro está siendo traducido a más de veinte idiomas y se publica ahora en castellano gracias a la traducción de Eugenia Vázquez Nacarino para la editorial Alfaguara. Como el resto de los jóvenes israelitas, Shani Boianjiu cumplió con el servicio militar obligatorio durante dos años después de terminar el colegio y antes de estudiar en la universidad de Harvard.

La gente como nosotros no tiene miedo relata a través de la historia de tres amigas del instituto el día a día de las chicas-soldado. “Estábamos allí para detectar lo que el gobierno quería que detectáramos, posibles peligros, pero aun así yo solo me fijaba en lo que me fijaba... No me daba cuenta de que era una soldado. Pensaba que seguía siendo una persona”. Avishag, Yael y Lea son las protagonistas de esta novela que tiene mucho de relato autobiográfico. Otros personajes secundarios como los compañeros del campamento, familiares, vecinos o amigos y otras anécdotas ficticias o reales del pasado les acompañan en estas páginas, lo que concede al libro un ritmo muy ligero y ameno, con numerosos saltos en el tiempo y en el espacio.

Las tres adolescentes, cada una destinada con una misión diferente y todas vestidas de uniforme, se enfrentan al absurdo del entrenamiento militar y de la guerra al mismo tiempo que descubren el sexo, la autonomía respecto a sus progenitores y el espíritu crítico propios de su edad. Mientras que la autora revela una sorprendente capacidad para adentrarse en las atrocidades de la contienda (las armas, las bombas, el peligro y el miedo constantes, las sirenas y alarmas, las heridas e incluso la muerte...) retratándolas con suma crudeza, tampoco puede evitar (seguramente por su juventud, o quizá sea intencionadamente) reflejar en algunos capítulos lo que queda de cándida infancia, de inocencia, con un lenguaje más suave.

“Después de cinco meses de guardias delante del monitor verde tengo la memoria tan hecha puré que no consigo recordar muy bien lo que era ser niña... Ahora solo huelo a sangre y sudor. Nada más me acuerdo de los piojos...”. Niñez rota, presencia de la muerte, un sentimiento omnipresente de inseguridad..., sin pelos en la lengua Boianjiu ha plasmado en estas páginas el dolor y el sinsentido de la guerra. “Aquella mujer embarazada llevaba un feto de nueve meses en el vientre y una bomba de treinta centímetros debajo de la camilla”, recuerda una de las chicas-soldado en un momento de la obra.

Destaca, por citar alguno, el episodio del terrorista suicida que se sube al autobús, relatado con verdadero suspense y de manera casi cinematográfica (podríamos pensar que se trata únicamente de ficción y ojalá fuera así). También resultan particularmente interesantes las páginas finales, más reflexivas y quizá menos emotivas que el resto, a través de las cuales la autora narra la falta de ubicación del soldado que vuelve a casa. El retorno, la re-adaptación, cómo continuar una vida “corriente” después del paréntesis del ejército, son algunos de los temas aquí tratados. Saludamos el talento de esta prometedora escritora, a quién sin duda aguardan muchos años de carrera por delante, y le deseamos ante todo que ésta sea pacífica.

Por Pepa Echanove
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.