www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Huida hacia adelante en Venezuela

jueves 14 de noviembre de 2013, 23:59h
Queda menos de un mes para las elecciones municipales en Venezuela -convocadas para el próximo 8 de diciembre-, y la campaña electoral desencadena por el presidente Nicolás Maduro ha ido acumulando un número de tan extravagantes decisiones que podrían componer un grueso volumen de antología del disparate para diversión de los lectores, si no encerrasen un despropósito de consecuencias previsiblemente muy dolorosas para la ciudadanía venezolana. El horizonte de sus condiciones de vida se perfila cada día más oscuro y cargado de desastrosas amenazas justo en el momento en el que el presidente venezolano se dispone a asumir plenos poderes. Unos poderes que le permitirán legislar sin contar con el Parlamento de la Asamblea Nacional de Venezuela, lo que resulta un arma puesta en sus manos como para echarse a temblar por los destrozos que se avecinan. Muy probablemente dejarán en juegos de niños las tropelías hasta ahora acometidas.

El modo de acceder a estos plenos poderes, por otra parte, del todo irregulares, ya ha sido de por sí sintomático. Maduro necesitaba 99 votos de la Asamblea y solo tenía comprometidos en su favor 98 de ellos. El último voto que le faltaba ha sido finalmente obtenido mediante el chantaje, el abuso de poder y el soborno. Toda una declaración de principios. El presidente anunció el pasado agosto su propósito de solicitar estos poderes especiales como vía de emergencia para combatir la corrupción. Pero el método para obtenerlos delata que la corrupción comienza en el propio palacio presidencial y todo se revela como una farsa con tal de atesorar aún más poder para coaccionar y saquear a cualquiera que se le oponga.

La esperpéntica ofensiva contra la llamada “guerra económica” adquirirá a partir de este instante un carácter todavía más siniestro. Con el fin de camuflar las responsabilidades gubernamentales en el inadmisible aumento de la inflación, la devaluación de la moneda y el desabastecimiento de productos de todo orden, Maduro ha intervenido cadenas comerciales, ha apresado a sus gerentes y obligado a vender los productos al precio que le ha venido en gana, estimulando el saqueo bajo una arenga que exhortaba a la población a “dejar los anaqueles vacíos”. Ahora, las nuevas prerrogativas arrancadas a la Asamblea Nacional, le darán el control de los bienes y servicios a la venta en el país, pudiendo confiscar las mercancías y estipular los precios.

En esta huida hacia delante de Nicolás Maduro, con encuestas cada vez más adversas entre la población, está asegurada una quiebra a medio plazo, la bancarrota de cientos de miles de comerciantes y una oleada de desempleados que originarán una situación crítica. Incluso dentro del poder bolivariano alguien debería poner coto a este insensato delirio. Reparar los daños que se avecinan tendrá un coste impredecible.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.