www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUNQUERAS Y MAS DESPILFARRAN 28 MILLONES EN SU SERVICIO DE ESPIONAJE

viernes 22 de noviembre de 2013, 13:33h
Abrumados por las deudas, sin poder pagar a los proveedores, Oriol Junqueras y su marioneta Arturo Mas, siguen derrochando el dinero público en embajadas inútiles, en fundaciones e instituciones en favor del secesionismo y, como ha informado certeramente El Confidencial, en una organización de espionaje al estilo de los servicios de inteligencia de Francia, Inglaterra o Estados Unidos.

Oriol Junqueras y su títere Arturo Mas destinarán cerca de 30 millones de euros para financiar una operación en la que más de 300 agentes se dedicarán al espionaje en favor de los fines de ambos personajes. El escándalo es mayúsculo. La ANS (Agencia Nacional de Seguridad) pretende ser, antes que nada, una demostración de la soberanía de Cataluña. El Estado español dispone de un servicio de inteligencia y Cataluña, paralelamente, lo mismo.

Si no tuviera connotaciones de extrema gravedad, el ejercicio secesionista de Oriol Junqueras y su guiñol Arturo Mas sería una pueril ridiculez, porque, al margen del delirio soberanista, está la realidad económica de Cataluña. La Generalidad tiene que acudir un mes, sí, y el otro también, a mendigar dinero del Gobierno de la nación para pagar sus cuentas mientras la deuda autonómica se acrecienta hasta extremos insoportables.

Según analistas cualificados, Mariano Rajoy debería abandonar su política de pasividad para exigir seriamente a la Generalidad austeridad en sus presupuestos si pretende seguir recibiendo el maná del Gobierno nacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.