www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Elena Ferrante: Un mal nombre

domingo 24 de noviembre de 2013, 13:20h
Elena Ferrante: Un mal nombre. Traducción de Celia Filipetto. Lumen. Barcelona, 2013. 554 páginas. 24,90 €. Libro electrónico: 12,99 €
Acaso sean un buen nombre y un apellido acertados para un escritor (o escritora) que no quiere revelar su verdadera identidad. Solamente Elena Ferrante y sus editores italianos, que tienen a bien conservar su anonimato, saben quién se esconde bajo este seudónimo. Ferrante firma ahora la segunda entrega de su “tríptico napolitano”, tras La amiga estupenda, primera novela de la trilogía publicada también por la editorial Lumen en 2012. La presente traducción al castellano es obra de Celia Filipetto, un trabajo especialmente loable, dado que se trata de un volumen de más de quinientas páginas.

Un mal nombre es, ante todo, una novela de saga como las de antes, un cuadro costumbrista y realista que tampoco podríamos calificar de típicamente italiano, sino más bien profundamente napolitano, con todas las connotaciones culturales, sociales y geográficas que esto implica. Lenù y Lina, las dos amigas protagonistas cuya biografía aquí retratada abarca desde los dieciséis hasta los veinticuatro años, se mueven en el microcosmos asfixiante del barrio donde pugnan familias rivales, trabajadores con un bajo nivel de educación y mucha ambición por despuntar en el entorno local: los Solara, los Cappuccio, los Cerullo, los Carracci y los Serratore, por citar algunos de estos malos malísimos nombres (y hombres) a los que hace referencia el título.

Violencia, caciquismo, secretos y chismes, venganza, vínculos de sangre, el honor deshonrado, el dinero, la despiadada lucha por el ascenso social, los celos, la envidia, el adulterio y el machismo constituyen el tortuoso escenario alrededor del cual suceden los diferentes episodios dramáticos de esta novela:‘”Desde niñas habíamos visto a nuestros padres zurrar a nuestras madres. Nos habíamos criado pensando que un desconocido no debía rozarnos siquiera, pero que nuestro padre, nuestro novio y nuestro marido podían darnos bofetadas cuando quisieran, por amor, para educarnos, para reeducarnos”. La historia se articula sobre dos ejes bien contrastados; por un lado, el malogrado y precoz matrimonio de Lina (“su condición de esposa la encerró en una especie de urna de cristal, como un velero que navega a toda vela en un espacio inaccesible, incluso sin mar...”), y, por otro, el desarrollo intelectual y posterior despegue profesional de Lenù en Pisa (“Yo, Elena Greco, la hija del conserje, a los diecinueve años me disponía a salir del barrio, me disponía a dejar Nápoles. Sola”).

De hecho ésta última es quien narra en primera persona la historia de ambas, una historia de amistad que atraviesa todas las fases y cargada de la máxima intensidad, de emociones vacilantes entre la admiración y la repulsión, el amor y el odio, la compasión o el desprecio: “Era incapaz de entregarme a los sentimientos verdaderos. No sabía dejarme arrastrar más allá de los límites. No poseía la fuerza que había impulsado a Lila a hacer lo imposible... Ella tomaba posesión de las cosas, las quería de verdad, jugaba al todo o nada, y no temía el desprecio, el escarnio, los escupitajos...”. Diferentes y complementarias, una más racional y contenida, la otra más abierta a vivir su pasión sin medir las consecuencias, las dos viven encadenadas a “un pacto de insoportable amistad”.

Completan la trama más de cincuenta personajes secundarios que se cruzan en sus vidas, y de los cuales se ofrece un breve índice descriptivo al comienzo del libro. Elena Ferrante nos transporta con su prosa ligera y bien estructurada, su tono serio y tan ausente de tópicos como de elementos cómicos, a lo más tosco de las trastiendas napolitanas, a lo más bajo y mezquino de la condición humana, y solo en algunos momentos se acerca también a la redención por el esfuerzo, a la libertad y a la capacidad de superación. Como en las mejores telenovelas, los lectores quedarán impacientes por leer las aventuras y desventuras que nos aguardan en la tercera entrega.

Por Pepa Echanove
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios