www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MANDELA, EL PAPA DE LA NEGRITUD

viernes 06 de diciembre de 2013, 11:51h
Su muerte ha sido acogida en todo el mundo con un eco solo alcanzado cuando se produce el fallecimiento del Sumo Pontífice de Roma. Nelson Mandela era el líder espiritual del África negra, el Papa de la Negritud.

Tuve la suerte de conocerle, de estrechar su mano, de conversar con él en Oviedo cuando recibió el premio Príncipe de Asturias, allá por 1992 cuando dirigía yo el ABC verdadero. Comenté entonces con mis compañeros profesionales, también con el Príncipe, que no se advertía en Nelson Mandela el menor rastro de odio. Tampoco de rencor. Los largos años de cárcel y persecuciones no habían dejado en su semblante otra cosa que la sonrisa abierta y una mirada limpia y clara. Sorprendente.

Habló Mandela en aquel encuentro fugaz de libertad y de concordia. Había tenido yo la suerte de ganar un año antes el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y no resistí a la presunción de decirle a Mandela que había escrito un libro titulado La Negritud. Se interesó educadamente por él. Se lo envié a la dirección que me dieron en la Fundación. No sé si lo recibiría porque nunca hubo respuesta.

He visitado Sudáfrica en varias ocasiones. Recuerdo muy bien que, aún en la cárcel, Nelson Mandela era referencia obligada en las conversaciones con diplomáticos, políticos o periodistas. Jean Ziegler, el autor de Sociología de la nueva África se refería a las tribus blancas de África del Sur y Rhodesia para explicar la atrocidad de la discriminación. A los blancos que mandaban entonces en algunos países africanos se les había creado mentalidad de tribu y actuaban con procedimientos tribales.

Nelson Mandela luchó contra la injusticia y el racismo desde el pensamiento libre. Se evadió de la tribu y cuando ya vencedor gobernó Sudáfrica, lo hizo desde la libertad, la conciliación y la concordia. Es un milagro político que fuera capaz de conciliar a la tribu blanca con las tribus negras. Por eso ha muerto entre la reverencia y el respeto de todos como si fuera un Sumo Pontífice, el sumo hacedor de puentes de la Negritud.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios