www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Intervención francesa en la República Centroafricana

domingo 08 de diciembre de 2013, 11:31h
Dicho y hecho. El presidente de Francia, François Hollande, no ha perdido ni un minuto en enviar un contingente de tropas a la República Centroafricana ante la gravísima situación por la que atraviesa. Nada más saberse que el Consejo de Seguridad de la ONU había dado luz verde a la intervención, el mandatario galo actúo con eficacia y rapidez y en poco tiempo las tropas francesas comenzaron a desplegarse dentro y fuera de la capital, Bangui, concentrándose sobre todo en las carreteras y localidades estratégicas. Hollande ha señalado que su respuesta pone de manifiesto el compromiso de su país con el continente africano: “Hoy, en el corazón de África, hay un pueblo en sufrimiento que nos llama. No podemos permitir que se perpetren masacres”, dijo, precisamente, ante más de cuarenta jefes de Estado y de Gobierno africanos, en una cumbre franco-africana sobre paz y seguridad que se celebra estos días.

En la antigua colonia francesa domina el caos, la inseguridad y la violencia intercomunal, que ya se ha cobrado cientos y cientos de víctimas y se teme que se incremente la huida masiva que ya se ha puesto en marcha. El principio de la crisis se sitúa en el pasado marzo, cuando una alianza rebelde musulmana, Seleka, dio un golpe de Estado, destituyendo al presidente, François Bonize, para dar el poder a Michel Djotodia, pese a que en el país las creencias islámicas son minoritarias. Desde ese momento, los enfrentamientos étnicos y religiosos y la violencia y la orgía de saqueos y sangre se intensificaron hasta el punto de que la ONU consideró que el país estaba fuera de control y el Elíseo habló de una situación cercana al genocidio.

La intervención francesa no solo se lleva a cabo con el visto bueno de la ONU, sino que ha sido apoyada por la comunidad internacional y la Unión Europea (UE) ha anunciado que destinará cincuenta millones de euros a la operación. Resulta primordial que se controle esta crisis en un país ubicado en la región más inestable del continente, que no debe convertirse en un avispero cada vez más desbocado. Occidente no puede permanecer impasible mientras territorios africanos se convierten en un escenario de lucha salvaje entre etnias y credos, provocando la masacre de la población civil. Francia dio ejemplo de una actitud que merece respaldo con su intervención este mismo año en Mali para combatir el yihadismo que se estaba apoderando del país. Y ahora ha vuelto a dar un necesario paso al frente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.