www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

María Jesús Fraga Fernández-Cuevas: Elena Fortún, periodista

domingo 15 de diciembre de 2013, 16:54h
María Jesús Fraga Fernández-Cuevas: Elena Fortún, periodista. Pliegos. Madrid, 2013. 491 pág. 29,50 €
Decía Elena Fortún de su célebre personaje, Celia, que era la suya “una vida vulgar que todos los días se viste con el ropaje de maravilla, fantaseando, imaginando y viviendo en un mundo de aventura y de milagro”. Muchos de sus fieles lectores, niños y mayores, han querido saber, asimismo, quién fue y cómo vivió la creadora de aquellos maravillosos relatos, del universo literario infantil protagonizado por Celia y otras figuras de ficción como su hermano Cuchifritín, Matonkiki, Lita y Lito, Roenueces… la mayoría publicados originariamente, entre 1928 y 1936, en el emblemático suplemento infantil Gente Menuda, con ilustraciones de Regidor y Ricardo Summers (“Serny”); y recopilados después, en numerosas ocasiones, en forma de libro por la editorial Aguilar y más recientemente, en el caso de Celia, por Alianza. La pervivencia y popularidad de la heroína creada por Fortún se comprueba, por ejemplo, en la serie televisiva de sus aventuras efectuada por José Luis Borau en 1993; pero de su progenitora, pocos sabían incluso el nombre real que se escondía tras su seudónimo: el de la escritora madrileña Encarnación Aragoneses Urquijo (1886-1952).

Como tantos otros niños de su generación, María Jesús Fraga (A Coruña, 1947), la autora de Elena Fortún, periodista, creció –según su propia confesión– leyendo los libros de Celia y, a través de ellos, habría de surgir posteriormente el deseo de escrutar la vida y la obra de Encarnación Aragoneses, centrando su labor investigadora, tras la aparición de la biografía de Marisol Dorao Los mil sueños de Elena Fortún (2001), en espigar sus diferentes colaboraciones periodísticas, muchas de ellas hasta ahora sin catalogar. De formación fundamentalmente autodidacta, fue Aragoneses una escritora de vocación tardía, cuyos primeros artículos, de marcado carácter feminista, se remontan al año 1926, aparecidos en el diario La Prensa< de Tenerife, localidad donde vivió un tiempo en compañía de su esposo, el militar y dramaturgo Eusebio Gorbea. A ellos les seguirán otros trabajos diseminados en cabeceras como Royal o la serie titulada “¿Por qué?” publicada en La Moda Práctica, en la que aborda diversas cuestiones esotéricas a las que siempre fue muy aficionada, pues la búsqueda trascendental y la sed de espiritualidad fueron rasgos acusados de su trayectoria vital y profesional.

A partir de 1929, Elena Fortún colaborará igualmente en el semanario Crónica, una participación que compatibilizará, hasta su desaparición en 1938, con la del suplemento infantil de Blanco y Negro, Gente Menuda. En ambas cabeceras, Aragoneses desarrollará su amplia y destacada labor infantil, caracterizada por una impetuosa imaginación, prosa amenísima, presencia de la oralidad y admirable manejo del diálogo; defensora del niño y de sus derechos ante la sociedad, la autora madrileña, además de sus celebradas sagas literarias, llevaría a cabo una serie de secciones, como “Vamos al museo” o “La infancia de los hombres célebres”, en las que intentaría divulgar la enseñanza del arte, la ciencia o la historia entre los más pequeños, además de despertar su conciencia cívica con iniciativas como las entrevistas –conmovedoras– efectuadas a pobres niños trabajadores. También la experiencia dramática de la Guerra Civil aparecerá reflejada en sus textos, como Celia y la revolución (inédita hasta 1987) o los cuentos publicados, en plena contienda, en Crónica, donde resulta aún más patente su compromiso moral, alejado de todo partidismo, con la infancia.

Tradición y modernidad, realidad y fantasía conviven en la obra periodística de Elena Fortún, espléndidamente glosada en el presente ensayo, en sus diferentes subgéneros y diversas calidades, por María Jesús Fraga, cuyo análisis riguroso pone de relieve, aparte de su incuestionable valor documental, la importancia de dicha obra para vislumbrar la rica personalidad, humanidad y –a veces– complejidad de pensamiento de Concepción Aragoneses.


Por José Miguel G. Soriano
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios