www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ha muerto Peter O’Toole

lunes 16 de diciembre de 2013, 20:53h
Ha muerto Peter O’Toole. La noticia de su fallecimiento salta en mi pantalla mientras estoy escribiendo.
Peter O’Toole es a mi modo de ver el actor más versátil que ha tenido Hollywood quizá junto con Alec Guinness.
O’Toole actor irlandés nacido en 1932 ha fallecido a sus 81 años de edad.

Protagonizó la película inmortal titulada “Lawrence de Arabia” sobre la vida el coronel Lawrence y dirigida por David Lean.
En su larga lista figuran filmes como “El león en invierno”, “Adiós, Mr. Chips” y “Becket” sobre la obra de Jean Anouilh “Becket o el honor de Dios”, compartiendo estrellato con Richard Burton - y dirigida por Peter Glenville -, pienso que formaban una tríada con Elizabeth Taylor.
Esa película me impactó, Peter O’Toole hacía el papel del rey Enrique II de Inglaterra en ese filme maravilloso sobre un texto inefable.
La espectacularidad que daba este actor a sus papeles era inimitable, algo neurótico o histérico, de gestos tan inimitables como ajustados, con sus ojos azul “claro – porcelana” y su piel tan blanca y sus cabellos rubios, tan delgado. Todo él suave músculo nervioso como su alma.
Sí, Peter O’Toole ha sido un monstruo de la interpretación como también lo fue Laurence Olivier.

Sobre su vida se tejió una leyenda, leyenda paralela a sus filmes, a sus papeles, bebían como fieras, trasegaban alcohol, whisky a toneladas, él y Richard Barton y la Taylor y Ava Gadner. Hacían curas de desintoxicación en Ginebra y mi amigo Casajús, presidente que fue del colegio de ATS de Madrid, allí los vio residir e intentar curarse.

Y aunque algunos cayeron víctimas del licor que pretendía hacer la vida más llevadera con el hígado pulverizado, O’Toole resistió brava e inexplicablemente a pesar de su delgadez. Puede que se debiera a ese espíritu indómito del pueblo irlandés que poseía.
Le concedieron 4 Globos de Oro y el Óscar Honorario en 2003 por toda su carrera interpretativa.
Siempre brilló con un fulgor inigualable y para mí ha sido el actor por excelencia, su personalidad física imantaba y traspasaba cualquier papel, cualquier guión que se le pusiera por delante.


Han caído antes que él todas o casi todas las estrellas de aquella época, él ha sobrevivido milagrosamente como era un milagro verle en la pantalla. Al final, un día como hoy esa figura inmisericorde de la guadaña con la que llegó a luchar en tantas películas se lo ha llevado para siempre de nuestro planeta. Perdurará en la imagen de sus filmes inolvidables pero deja un hueco en el corazón de los espectadores que tienen mi edad imposible de llenar.
Descanse en paz.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios