www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Catalunya: Un raz de marée

miércoles 25 de diciembre de 2013, 19:51h
En la España moderna, y a falta de otros recursos, el tiempo fue siempre impetrado por el Poder para la superación de sus mayores desafíos. Conocido es cómo el gran “Solitario de El Escorial” lo invocaba para vencer toda suerte de adversidades; y otro político también muy castizo de la gens ibérica, D. Práxedes Mateo Sagasta, no obstante situarse en muchos aspectos en los antípodas de Felipe II, se abroquelaba igualmente con Cronos cara a la resolución de contrariedades y conflictos de fuerte tenor.
En surco tan ilustre semeja alinearse en nuestros días el actual presidente de Gobierno, con el plus de su condición galaica, que, según el sentir popular, parece imantar con irresistible fuerza la fórmula verdaderamente imbatible en las lides políticas de la alianza de la astucia con la prudencia, del paso corto con el tempo lento… Tal es, conforme todos indicios que llegan a sus gobernados, la actitud seguida pedisecuamente por M. Rajoy frente al mayor de los problemas que anublan el futuro inmediato de la nación. De aquí a finales del presente año todo se conjurará para desbaratar los meditados planes de la Generalitat y de un sector sustantivo de la sociedad del Principado para abocar al fracaso del plan trenzado, con mayor carga política que la concedida de ordinario por los mentideros madrileños, por el iluminado President Artur Mas. En la hora de la prueba, las instituciones españolas y las europeas desflecarán todos sus proyectos independentistas…

Una de las desembocaduras de la dramática cuestión es ésa: la más deseada probablemente por la opinión mayoritaria del conjunto del país. Pese a ello, ningún voluntarismo al sur del Ebro no completamente envuelto por la ceguedad descartará la existencia de otras, traumáticas y desgarradoras sin excepción alguna; no se fractura una identidad patria multisecular sin tragedia y dolor excruciante. El porvenir tardará menos de trescientos días en descubrirlo.

Entretanto la mayoría de las comunidades, y, muy en primer término, la madrileña, continúan sin reparar en el tema clave del enconado y grave asunto. Al margen de las peripecias políticas y los pareceres tertulianos, al abrigo y distanciado de los focos mediáticos y los escenarios públicos, un auténtico y arrollador movimiento de fondo en pro de la separación sacude la conciencia de la juventud catalana, mucha de ella de próximas raíces familiares en Galicia, Castilla, Aragón, Murcia o Andalucía. A los círculos conservadores y a la colectividad hedonista hodierna se les hace imposible imaginar que, contra todo lo que se diga y ponga en acción en el gran teatro del mundo de 2014, son las ideas la palanca más formidable del desenvolvimiento de la humanidad. Y, como antaño se afirmaba con convicción, es en la escuela donde se moldean indeficientemente caracteres y conductas. El resultado de la batalla o el simulacro de batalla entablado en la democracia en la educación –infantil y no infantil…- en Catalunya quedó quizá definitivamente sellado ya años atrás, antes incluso que el ruidoso pleito levantado, con holgura de desmaña por su dolosa lentitud, por la sentencia del Tribunal Constitucional en 2010.

Con vetas e islotes aquí y allá de un sentimiento nacional, los jóvenes catalanes navegan hoy por un mar de radicalidad antiespañola. Si en polémicas apasionadas es arduo encontrar cauces de diálogo, cuando una juventud penetrada de la idea de su protagonismo axial se convierte en elemento dirimente, el horizonte se aborrasca y ennegrece por varias generaciones. Este es tal vez el dato esencial del problema. No advertirlo o enmarcarlo en un contexto coyuntural equivale a una solución errónea.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.