www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Abascal, Ortega Lara y el futuro de España

viernes 17 de enero de 2014, 11:12h


España cada día se parece más a la época de la Transición, cuando grupúsculos de todos los colores pretendían colarse en el Parlamento para chupar de la teta del Estado sin ninguna relevancia. Ahora, por la crisis, por la debilidad de los dos grandes partidos y por indescriptibles e incontables protagonistas con pretensiones de poder, estos partiditos crecen como hongos. Y tiene sus medios que les apoyan, que les dan cancha y presunta popularidad con el fin de desmoronar el equilibrio del Parlamento. Llevamos una semana de torre con el presunto partido: Vox. Para algunos, no hay otra noticia más importante. Es el acontecimiento del siglo.

No teníamos bastante con los Ciudadanos de Cataluña, que pretenden arrebatar votos al PP para proporcionar una holgada mayoría a los independentistas catalanes. Ahora, Abascal y el pobre Ortega Lara, que sufrió uno de los más horribles secuestros de ETA, se han unido para crear un partido y, lo dicho, con la pretensión de desguazar al PP y, de paso, facilitar la victoria de la izquierda, que les arrinconará y volverá a desmoronar el sistema democrático, la economía y la estabilidad.

Pero los gurús mediáticos, insuflados de demagogia y cargados de razones, creen que hay que derrotar al PP como sea. Incluso a costa de poner a la izquierda el poder en bandeja. Ilusos.

Es verdad que la política de Rajoy no satisface a la mayoría de sus votantes. Que ha incumplido muchas de sus promesas, que es blandorro y apocado políticamente. Pero promover un puzle de partidillos, convertir el Parlamento en un gallinero, sólo favorece a la izquierda, a los que quieren derribar la convivencia democrática y, de paso, dar aire y poder a los secesionistas.

Ni Ciudadants, ni Abascal, ni el marginado Vidal-Quadras, ni ninguno de esos grupillos pueden lograr otra cosa que disgregar y laminar la convivencia y la estabilidad. Obtendrán votos, pero les resultará difícil pillar un simple escaño, ni en Cataluña, ni en Madrid, ni en el Parlamento. Pero esos votos sólo servirán para cuartear a la derecha y es evidente que hay muchos iluminados que se regodearían con tal de hacer daño al PP. Sin darse cuenta de que los primeros perjudicados serían ellos.

Jugar con fuego, quema. Pero se creen muy listos, sin darse cuenta de que, en realidad, son unos temerarios, pues ponen en riesgo a España. Porque un PSOE, arropado por la izquierda radical, al frente del Gobierno y de la Comunidad de Madrid no les daría ni agua. Pero destrozaría, de nuevo, nuestra nación. Hay que criticar al Gobierno por su política con el secesionismo en Cataluña, con los radicales en el País Vasco, por subir los impuestos…Pero, de momento, el PP parece el único partido capaz de sacar a España del atolladero. Y, a trancas y barrancas, lo está logrando.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.