www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Mario Conde, el chorizo que nos faltaba

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 09 de febrero de 2014, 19:44h
Si no tenemos ya chorizos de sobra en la política española, ahora resulta que Mario Conde, uno de los mayores trileros de los últimos tiempos, el que le arrebató con malas artes la empresa familiar a su amigo Abelló para enriquecerse torticeramente, el que saqueó los fondos de los accionistas y clientes de Banesto, resulta que pretendía formar un partido político. De hecho, lo creó. Aunque nadie se llegó a enterar.

Fue condenado por delincuente y ladrón y pasó una buena temporada en la cárcel. Y del dinero que se llevó a manos llenas, como suele ocurrir en estos casos, sólo él sabe dónde está. Bueno, en su bolsillo. Todo un ejemplo para la regeneración de España.

Seguro que entre los principios del partido en cuestión figuraban la ética política, la lucha contra la corrupción, la transparencia…Como él. Por suerte, esta vez se ha echado atrás, más que nada porque los pocos que le arropaban han salido corriendo. Y se ha quedado más solo que la una. Ahora se dedica a cultivar aloe vera, una planta muy sana y recomendable, por cierto.

El problema lo ha heredado VOX, ese partido que algunos medios airean como si fuera a salvar a España, como si llevara en sus alforjas la panacea de la democracia, de la libertad, de la verdad. Como si fuera a sacar a nuestra nación del atolladero, como si tuviera la capacidad de frenar el secesionismo en Cataluña y encarcelar a todos los etarras. Una pandilla de ingenuos. Éramos pocos y parió la abuela.

Pero, al margen de la endeblez del partido en cuestión, el problema estriba en que se han colado en sus filas los que apoyaban a Mario Conde. Mal asunto. No hay que fiarse de ninguno de ellos. En todo caso, les pueden aprovechar para repartir propaganda por la calle y para pegar carteles electorales. Pero nada más. Si estaban con Mario Conde, no son de fiar. En cuanto puedan, les saquean las arcas y se quedan hasta con la moqueta. Tienen un buen maestro del trinque.

VOX debería haber tenido agallas para impedir que se colaran en sus filas los adeptos de uno de los mayores truhanes de España. Pero como son cuatro gatos, los han recibido con serpentinas y cánticos de bienvenida. Ya son una docenita de militantes. O dos.

La política española va de mal en peor. Si un partido se alía con los adeptos de Mario Conde no debería votarle ni el más chiflado de España. Bueno, los de Alcalá-Meco, quizás. VOX no representa a la extrema derecha, aunque a veces lo parezca. Pero tiene unos tics que pueden confundir a la opinión pública.

Es verdad que la amenaza secesionista catalana y los vándalos de ETA suponen una lacra y uno de las más graves amenazas para nuestra nación. Pero hay muchas otras cuestiones que VOX debería abordar y proponer. Pero no tiene nada más que decir. De ahí no sale. Es su única obsesión, su ideario, su estandarte. Ojo al parche. España se la juega. La partida de ajedrez es peliaguda. Y muchos de los peones que están colocados sobre el tablero son de cartón mojado. Ni siquiera de piedra.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios