www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Revista de prensa

La Guerra Civil se planta en el funeral de la concordia

martes 01 de abril de 2014, 09:02h
Rouco y Hollande batallan este martes por el protagonismo en el quiosco. La prensa nacional hace hincapié en el “debacle”, el “fracaso” o el “revés” electoral de los socialistas franceses en las municipales e interpretan en nombramiento como primer ministro de Valls como un “giro a la derecha” de Hollande, que pone a un “duro” o un “socialista de derechas” al frente del desacreditado Gobierno. Pero la imagen del día es, sin duda, la de la plana mayor del Gobierno, los presidentes autonómicos, ex presidentes y Familia Real en el Funeral de Estado que se celebró este lunes en la catedral de la Almudena por Adolfo Suárez. Sin embargo, es el discurso del cardenal Rouco Varela y sus referencias a la Guerra Civil los que acaparan los titulares sobre el acto.




El Mundo cede el protagonismo a Francia con un titular interpretativo: “Hollande gira a la derecha y nombra a Valls primer ministro”, valora y resalta en sumario que tras el “debacle” de las municipales, el socialista pone en primera línea al político, “de origen español, que expulsó a los gitanos”. La foto de portada es para el tema interior del día, los Reyes, los Príncipes de Asturias y el presidente Rajoy en el funeral de Estado por Adolfo Suárez, y se une al enfoque de casi toda la prensa: el particular discurso del cardenal Rouco Varela, que “advierte de una guerra civil”, según destaca el diario. En otro orden de cosas, “La Audiencia Nacional pide los últimos informes médicos de Bolinaga” y, sobre la trama de los ERE, “La Fiscalía exige a Alaya que saque del ‘limbo jurídico’ a los aforados”. Por último, la trama criminal de Gao Ping da un nuevo giro con “altos mandos de la Policía implicados”.


Salvador Sostres lo tiene claro en materia tributaria: “Lo justo no es que yo pague con mis impuestos la vida de nadie, sino que el Estado deje de hundir a los empresarios. (…) Son los empresarios y no el Estado quienes activan la economía creando sus empresas con sus puestos de trabajo. Un Estado no tiene que distribuir la riqueza, sino facilitar al máximo que sea creada. No hay que distribuir nada: hay que trabajar, ganar dinero y pensar estrategias para poder trabajar mejor y ganar más dinero. El resto es propaganda socialdemócrata y naufragante. (…) Los que por mucho tiempo hemos sido el hijo inquieto de una madre que era testigo de todo y negaba su necesidad de correr y escapar, hoy somos el tibio y tranquilo río que barre el violento océano blanco. Y os vamos a ganar”.

Valls y Hollande caen hasta un mínimo sumario al pie de La Razón, que abre con el Funeral de Suárez y una interpretación distinta de las palabras del Cardenal Rouco Varela. Sobre un primer plano del afectuoso abrazo entre el Rey Juan Carlos y Suárez Illana, titula: “La concordia fue posible, ¿por qué no ahora?”. El diario dice que “Rouco animó a seguir el ejemplo de Suárez para superar las actitudes que ‘pueden causar una guerra civil’”, aunque resalta que este lunes “Toda España se unió, con los Reyes a la cabeza, para despedir al artífice de la Transición”. La cabecera se desmarca además del resto destacando en su primera que “La Generalitat ha pedido oficialmente que el Ejército no se vaya de Cataluña”.


Javier G. Ferrari anticipa los próximos tiempos en un PSOE con las primarias en calma por las europeas: “Después de mayo desaparecerán las sonrisas y volverá el navajeo con Rubalcaba rodeado de tiburones y alguna piraña y dispuestos a echarle de la secretaría general a dentelladas. Claro que si el PSOE gana el 25 de mayo el protolíder puede tener la tentación de hacerse fuerte en el sillón. Ese error ni es nuevo ni privativo de los socialistas. Hagan memoria y recuerden el triunfo de los populares en las municipales de 2003 que les llevó a un exceso de confianza que acabó como acabó”.



En la portada de El País, “Hollande pone a un duro al frente del Gobierno tras el fracaso electoral”. Una panorámica del interior de la Almudena durante el Funeral de Estado por Suárez ilustra la información que todos los diarios destacan sobre el acto: “Rouco rememora la Guerra Civil”. Espacio también para los “diez policía en las redes de Gao Ping”. El País detalla que “la Fiscalía solicita imputar por cohecho a agentes clave de Extranjería y Barajas”. Además, una crítica al último episodio vivido en Melilla: “Interior permite a Marruecos entrar en España para llevarse a inmigrantes”. El informe de la ONU sobre cambio climático repite en primera para destacar que el organismo internacional “pide a España que proteja su cosa ante un aumento del nivel del mar”.



Sami Naïr analiza las “razones” de la “catástrofe” de la izquierda en las municipales francesas: “Esta reorientación, que muchos en Francia y en Europa creían posible en el momento de la victoria de Hollande en las presidenciales, no forma parte ni de su temperamento ni de los intereses que defiende, como tampoco del sentir de la mayoría del Partido Socialista, aunque la izquierda de este partido se manifestará contra él tras estas elecciones. Por tanto, es muy probable que cuando haya pasado la emoción de la derrota, el Gobierno siga por el mismo camino, haciendo de la lucha contra el Frente Nacional un objetivo, una cortina de humo, dejando atrás el dramático problema del paro. Lo trágico en estas elecciones es que ha sido el electorado popular y de izquierdas el que ha sancionado al Partido Socialista. ¡Qué ironía de la historia!”




La imagen del cardenal Rouco, el Rey Juan Carlos y los Príncipes de Asturias entrando en la catedral de la Almudena manda en la primera de ABC, que subraya en su apertura el “contundente alegato de Rouco a favor de la unidad de España”. El diario mete mano al asunto francés destacando que “Hollande recurre al español Manuel Valls –un socialista “de derechas”- tras el revés electoral”. Por último, “la red mafiosa de Gao Ping compró a tres comisarios con regalos”, entre los diez agentes que la Fiscalía pide imputar.


Edurne Uriarte habla de un “tabú” en el PSOE que, según esta, es condenar la violencia de la extrema izquierda: “Las palabras son dos, en realidad. El concepto, uno: extrema izquierda. Al PSOE le cuesta un mundo condenarla, y nunca lo hace con claridad, como lo hemos visto tras las últimas manifestaciones violentas. Porque tiene un problema de base. Que no reconoce la existencia de la extrema izquierda mientras dedica una buena parte de su tiempo a denunciar los males de la extrema derecha. Y se trata de un problema del socialismo europeo, no sólo del español, como se ha vuelto a poner de manifiesto en las municipales francesas. (…) Tiene un problema bastante parecido con las dictaduras comunistas, que tampoco encuentra manera de denunciarlas. Una anomalía de la izquierda permitida por la torpeza de la derecha, en España y en el resto de Europa”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios