www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Venezuela: Los odiosos opositores

jueves 03 de abril de 2014, 20:02h
Canta el odioso baron Scarpia en la Tosca de Giacomo Puccini: “Con estos volterianos enemigos del santo gobierno, no hay nada que hacer”. El noble Mario Cavaradossi, a quien expresa y condena a muerte, es “un sospechoso, un volteriano”.

No creo que Nicolás Maduro sepa lo que es un volteriano.A él le basta y sobra con calificarse de chavista, pero lo que piensa de los opositores a su régimen autocrático es exactamente lo mismo que Scarpia. Son la escoria de la sociedad, unos indignos sujetos que no merecen más que el palo y la cárcel. Son, además, unos desgraciados y desagradecidos incapaces de entender los enormes progresos de la sociedad venezolana gracias a las políticas ideadas por el líder pretoriano.

Prietas las filas en Venezuela no tienen cabida más que los obedientes que votan lo que deben, al santo gobierno. El resto o tragan y se callan o serán envidos a prisión o al exilio. Las urnas, otra vez en la historia, han sido ensuciadas para encumbrar a un partido con vocación totalitaria que impone por la fuerza su ideología totalizante.

Al tirano Maduro, impasible el ademán, no le tiembla el pulso para enviar a Ejército, Policía y milicias “populares” (que son del partido) contra estos volterianos que piensan por sí mismos y que sueñan con la libertad. Al tirano Maduro no le altera el sueño ni las balas perdidas, ni los apaleamientos, ni las detenciones arbitrarias, ni las persecuciones amedrentadoras por los servicios secretos o los paramilitares, ni las acusaciones falsarias ni por supuesto llenar las cárceles de presos políticos, perseguidos vilmente por no doblegarse a asumir el pensamiento oficial.

Es una ofensa a la inteligencia que el régimen chavista se siga autocalificando de democracia cuando no se dan las condiciones políticas para el respeto de la libertad, cuando el Parlamento es un circo robespierriano en el que los oficialistas señalan con el dedo acusador a los diputados rebeldes que inmediatamente reciben un auto de imputación por traición, cuando el Gobierno elige a jueces y fiscales a su antojo para que acaten de forma servil sus dictados, cuando se cierran los medios de comunicación hostiles o se cortan sus señales a la brava, cuando…

Leopoldo López, María Corina Machado, los alcaldes Ceballos y Scarano han sido quitados de en medio. ¿Y mañana quién lo será? Desde luego nadie puede tener la seguridad en Venezuela de que a las cinco de la mañana el único que puede llamar a la puerta es el lechero.

También la jueza María Lourdes Afiuni fue quitada de la circulación tras tomar una decisión que disgustó al Comandante. Permanece en arresto domiciliario desde hace casi cuatro años sin haber sido aún juzgada. Su abogado ha sido condenado por “obstrucción a la justicia” y está cerca de que le sea retirada la licencia por un leal funcionario esclavo de la revolución bolivariana temeroso de verse acusado, a su vez, por otro aún más leal y de aficiones delatoras.

Y mientras tanto, la comunidad internacional sigue a por uvas, en el limbo de la conveniencia o en el infierno del patético buenismo.

Enrique Arnaldo

Catedrático y Abogado

ENRIQUE ARNALDO es Catedrático de Derecho Constitucional y Abogado. Ha sido Vocal del Consejo General del Poder Judicial

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios