www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La carrera de Eguiguren

miércoles 09 de abril de 2014, 20:04h
La carrera de Jesús Eguiguren es una especie de bumerán lanzado por la izquierda. En sus años mozos militó en la Organización Comunista de España (Bandera Roja), un partido de extrema izquierda (por supuesto) y maoísta (es decir, partidario del pensamiento del dictador chino Mao Zedong, que dejó muchos millones de muertos en su país). El partido felizmente desapareció en 1994, pero el guipuzcoano ya había abandonado ese barco tiempo antes, en 1977, para subirse a bordo del Partido Socialista de Euskadi.

Gracias a este partido, bastante más moderado que el anterior, el profesor de Derecho Constitucional ha podido ser miembro del Parlamento autonómico vasco durante casi tres décadas y presidente de la misma cámara durante tres años. En la segunda mitad de los años 80 se opuso con firmeza a Herri Batasuna, promoviendo primero un pacto que les impidiera acceder a algunas alcaldías y más tarde su ilegalización. Desde 2002 es el presidente del PSE-EE. Las dos es finales corresponden a Euskadiko Ezkerra, partido nacionalista de izquierdas que se fusionó con la federación vasca del PSOE en 1993.

Ahora, en pleno 2014, el estrambótico Eguiguren publica un ensayo que se titula: Euskal Herria. Por un nuevo nacionalismo, vasquismo y navarrismo. Para los no iniciados en la inmersión nacionalista, Euskal Herria es ese territorio imaginario soñado por ETA: las ansiadas siete provincias (las tres verdaderamente vascas, más la Comunidad Foral de Navarra, más un buen trozo de territorio francés). La quimera expansionista por la que los etarras llevan décadas matando. Como es evidente que la apuesta de Eguiguren choca con la Constitución Española, con la Constitución Francesa, con el Estatuto de Autonomía vasco y con toda ley que se precie, él necesita una nueva ley que se salte todas las demás: la Constitución Vasca.

Eguiguren, antiguo interlocutor del ex etarra Arnaldo Otegi (además de amigo que protestó por su encarcelamiento), fue el representante del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en sus negociaciones con ETA entre 2005 y 2006. Se reunió cara a cara en repetidas ocasiones con el etarra Josu Ternera, que era, según el cronista Aizpoelea de El País, “toda una garantía” para el negociador socialista: “La presencia en Zúrich de Ternera, de 58 años, supuso para Eguiguren toda una garantía. Sabía que era un dirigente histórico de la antigua ETA militar, amigo de su fallecido número uno, José Miguel Beñarán, Argala…” El mensajero del PSOE no pudo resistir la tentación de contar sus aventurillas en otro libro, ETA. Las claves de la paz (firmado al alimón con Aizpoelea), cuya publicación trataron de impedir Zapatero y su ministro del Interior, Rubalcaba, que controlaba el llamado proceso de paz.

Eguiguren es un grave problema para el PSOE. Sigue siendo presidente de los socialistas vascos y tarde o temprano le tendrán que meter en vereda como han hecho con Pere Navarro, si no quieren seguir perdiendo crédito en toda España. De lo contrario, será difícil discernir quién nos engaña más, si Eguiguren o el PSOE. En los últimos días se ha dado muchísima resonancia a la “fuga” de Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid. La de Eguiguren sí que es una fuga política, una temeraria huida hacia adelante, un verdadero salto hacia el abismo a lo Thelma y Louise. Corresponde a la madurez de los españoles –incluidos los medios de comunicación- dar a cada caso la trascendencia política que merece.

En la película Asesinato en 8mm, protagonizada por Nicolas Cage, se pronuncia una de esas frases que se quedan grabadas en la memoria: “Si bailas con el diablo, no cambias al diablo. El diablo te cambia a ti”. Algo así le ha debido pasar a Jesús María Eguiguren Imaz para acabar compartiendo demasiadas ideas con los etarras. El titular que más ha indignado es que “en Madrid con ETA se vivía mejor”. Pero en mi opinión lo más grave no son los insultos y las impertinencias, sino las ideas de fondo. Como terapia, le recomiendo ir a ver con urgencia Ocho apellidos vascos (él tiene al menos dos).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.