www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Detención de Gerry Adams

viernes 02 de mayo de 2014, 08:16h
En la lucha contra el terrorismo es de capital importancia que los crímenes no prescriban para que ninguno quede finalmente impune por razones burocráticas. Al enorme dolor causado por el terrorismo, se une la injusticia si no se consigue que sobre los culpables caiga todo el peso de la ley. La impunidad es un agravio a las víctimas que ningún Estado de Derecho debe permitir, por lo que el trabajo de investigación de los asesinatos y atentados ha de continuar hasta su completo esclarecimiento. Y ello sin detenerse ante quién pueda ser el culpable y su posible relevancia al transcurrir los años. No es admisible que quienes se arrogan el rol de supuestos liberadores lo utilicen como coartada para no hacer frente a las responsabilidades de sus presuntos delitos.

En este sentido, resulta ejemplar la detención en Belfast de Gerry Adams, presidente del Sinn Féin. La detención se ha producido en el marco de las investigaciones que viene realizando la policía para desentrañar un asesinato cometido por el Ejército Republicano Irlandés (IRA) en 1972. La víctima fue Jean McConville, viuda y madre de diez hijos, secuestrada por miembros del grupo terrorista, que la mantuvo encerrada en varios pisos francos antes de matarla y enterrar su cuerpo, que no apareció hasta muchos años después, a ochenta kilómetros de Belfast. El motivo alegado para el asesinato fue que, según el IRA, la católica Jean McConville era una informante de la policía británica, acusación de la que después se comprobó su falsedad.

En relación con este caso, también se detuvo el mes pasado a Ivor Bell, uno de los líderes del IRA en la década de los setenta. Y ahora se ha hecho lo propio con Gerry Adams, de quien siempre se sospechó que, además de liderar el Sinn Féin, dirigió también su brazo armado, el grupo terrorista ya disuelto IRA. Respetando de manera escrupulosa la presunción de inocencia, si se demuestra que Adams tuvo responsabilidad en el asesinato de Jean McConville el hecho no puede quedar impune, con independencia de cualquier otra consideración.

Esa vía de la no impunidad es la que hay que seguir. En España, como han denunciado en reiteras ocasiones las Asociaciones de Víctimas del Terrorismo, existen todavía más de cuatrocientos crímenes etarras sin esclarecer. Una realidad que no puede permanecer así por más tiempo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios