www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL FISCAL HORRACH DEJA EN EVIDENCIA AL JUEZ CASTRO

lunes 30 de junio de 2014, 14:12h
Demoledor alegato. El fiscal Pedro Horrach denuncia que el juez Castro ha imputado a la Infanta Cristina por ser ella quien es, sin pruebas y con tendenciosidad. El fiscal afirma que se trata de una “instrucción a la carta“ para “pescar a la Infanta”. La ley debe ser igual para todos, también para Doña Cristina. Horrach achaca la actuación del juez a la “contaminación” por la “influencia” de los medios. Le tacha de magistrado mediático y de alargar la instrucción e imputar a la Infanta para adquirir relieve en los periódicos y la televisión. Califica el fiscal al juez Castro de “taimado” y asegura que “una leve brisa destruye la instrucción”. “Cuando el puerto de destino está determinado antes de iniciar la investigación, basada en meras conjeturas, contamina de tal manera la marcha exploratoria que la convierte en un itinerario inamovible, en el cual los parámetros de imparcialidad, objetividad y congruencia que deben presidir cualquier actuación judicial quedan relegados”. Según el fiscal, como “la realidad no vende”, el juez Castro se ha metido en una “deriva judicial consecuencia de interferencias mediáticas”. En las respuestas de Doña Cristina “no es que la imputada sea evasiva sino que no dice lo que el instructor quiere oir” Pedro Horrach, a la vista de las tendenciosidad de la instrucción del juez Castro, incluye en su escrito dirigido a la Audiencia de Palma una petición al Gobierno con el fin que considere “imprescindible reforzar el sistema de controles cruzados para garantizar el respeto de imparcialidad y objetividad judiciales”. Y para controlar a magistrados como Castro, al que acusa de ser “simultáneamente juez y parte” “Es evidente –asegura el fiscal- que no concurren ni uno solo de los requisitos exigidos por el Tribunal Supremo par al comisión de un delito de blanqueo de capitales”. Y añade: “Se ha tomado declaración a cientos de testigos vinculados laboral o comercialmente al Instituto Nóos y Aizon, sin que se haya puesto de manifiesto una mínima participación de Doña Cristina en la gestión”. El juez Castro, como ha escrito Pablo Muñoz, “pasó de rechazar la imputación de Doña Cristina a intentar sentarla en el banquillo con el viento a favor de la opinión pública”. A punto de jubilarse de la sensación de que el magistrado quiere hacerse un nombre para abrir un bufete y disfrutar de la celebridad que le ha dado su tortuosa instrucción. Tan tortuosa que son muchos los que creen que, en poco tiempo, se puede encontrar con una querella por prevaricación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.