www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

España, ¿crecimiento schumpeteriano?

jueves 21 de agosto de 2014, 20:55h
El proceso schumpeteriano hace referencia a la innovación empresarial. Por J.C.R.

Lo dijo Saxo Bank sobre nuestro país en octubre de 2012: La recuperación vendrá por las empresas. Otro banco europeo, mediado ya 2014, dice lo mismo, pero en pasado.

Recordemos primero quién decía qué. Steen Jakobsen, economista jefe de Saxo Bank hablaba de el día de la marmota, en referencia a aquélla genial película en la que Bill Murray amanecía el mismo día y ocurría siempre lo mismo, sin que él pudiese hacer nada para evitarlo. Las respuestas que pedimos a la política para salir de la crisis le recordaban a esta iteración aprisionante en la que vivía el personaje.

Se sale de ahí con las palabras de Jakobsen, que nosotros recogimos en una crónica: “La temática del Día de la Marmota para estas perspectivas del cuarto trimestre ilustra cómo nos movemos reiteradamente entre la negación y la protesta, mientras que nadie propone ni toma la iniciativa de implementar un verdadero cambio. El mandato de cambio propuesto por Margaret Thatcher en 1979 fue la última vez que los votantes realmente se preocuparon por elegir algo diferente”.

El director de los servicios de inversión y trading de la entidad, Manuel Andrade, fue el encargado de explicar las conclusiones del artículo y del informe de Saxo Bank a los periodistas. Y él lo hizo con estas palabras: “La macroeconomía ha fallado rotundamente y necesita ser sustituida por la microeconomía. Las compañías incluidas en el índice S&P 500 son buenos ejemplos de microeconomía. ¡Tienen un retorno sobre el capital del 20 por ciento en lo que va de 2012!”. ¡Qué lejos queda ya 2012! Y sin embargo, este análisis es ahora relevante por otro estudio publicado por un banco francés. Natixis.

En su comentario sobre la economía de moda, que es España, dice que nuestro país “es el único importante de la eurozona en el que hay una reestructuración corporativa y una dinámica schumpeteriana”. ¿A qué se refiere con esto? ¿Con qué datos lo apoya?

Del bueno de Schumpeter, que hizo grandes contribuciones al análisis económico y a su historia, el vulgo se ha quedado con el sintagma, tan hegeliano, de la “destrucción creativa”. Se refiere al proceso en el que una empresa rompe el equilibrio al introducir novedades en los productos, la tecnología, la comercialización... El proceso schumpeteriano hace referencia a la innovación empresarial. ¿Es eso lo que ha hecho España? Vamos al informe.

Compara a nuestro país con Alemania, Francia e Italia, las otras tres grandes economías del euro. Mide la productividad per cápita, a la que en 1998 le otorga un valor de 100. Las otras economías, con la excepción de Italia, se han portado mejor que España. Pero así como en esas tres hay un crecimiento más o menos continuo, con la montaña en los años del boom y el valle en los primeros años de crisis. España sigue un curso distinto. Su productividad cae sin remisión hasta 2006, se mantiene en niveles bajos hasta 2009, y desde entonces sigue un camino de recuperación que es más acusado, en estos últimos años, que en cualquiera de los otros tres grandes del euro.

En el crecimiento nominal per cápita de los salarios, España tiene un comportamiento similar a las otras tres economías hasta 2010, punto a partir del cual observa una mayor moderación. Y en la evolución de los costes laborales unitarios, Alemania es la más contenida, con una tendencia a la subida en los años de la crisis. En Francia e Italia crecen sin remisión. Y en España crecen más que en cualquier otra economía hasta 2008. Desde entonces sigue una pendiente cada vez más acusada hacia abajo.

Bien. Estos son los datos. ¿Qué hace Natixis con ellos? Toma nota de que el período de crecimiento de los costes laborales y decrecimiento de la productividad per cápita va de la mano del desarrollo, desmesurado, de un sector con una productividad muy baja, como es el de la construcción. Desde 2009 esa productividad ha subido aceleradamente, de la mano de la contracción de la construcción.

“Pero no la única causa”, señala el informe, pues como muestran los datos “la productividad per cápita ha subido en España en todos los sectores”. Esto quiere decir “que en España ha habido una reestructuración-modernización de las empresas significativa”.

Es decir, que por un lado han desaparecido las empresas menos productivas y eficientes, y por otro las que han quedado se han reestructurado. Ello se ve en que la inversión empresarial ha caído precipitadamente, por lo que la reestructuración no ha venido del aumento del capital. Además, se ha incrementado en gran medida el número de bancarrotas, y el ajuste del empleo, que ha sido durísimo, se ha concentrado en los sectores menos productivos. Esta es la parte destructiva de la “destrucción creativa”.

Estos cambios, sigue el informe, “son muy costosos en empleo en el corto plazo, pero ahora permiten que España tenga un crecimiento potencial que le lleva a los niveles de Alemania, Francia o Italia”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.