www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Qué tiene Mario Draghi en la cabeza?

viernes 05 de septiembre de 2014, 00:24h
¿Qué tiene Mario Draghi en la cabeza?
El BCE vuelve a reducir los tipos de referencia del 0,15 al 0,05 por ciento.

El Banco Central Europeo ha vuelto a rebajar los tipos, a un inapreciable 0,05 por ciento.

Mario Draghi ha rebajado los tipos. Es una sorpresa. Estos son los términos en los que se mueven los bancos centrales: Las medidas, las expectativas y las sorpresas, y el especioso lenguaje que utilizan. Algo se esperaba de “Super Mario”, aunque no se sabía por dónde tiraría.

Comencemos por precisar qué se ha decidido. Por un lado, el plano de los tipos. Ha reducido los tipos de referencia del 0,15 al 0,05 por ciento. Ha reducido los de depósito del -0,10 al -0,20 por ciento. Y ha reducido el tipo de préstamo marginal del 0,40 al 0,30 por ciento.

En el plano de las compras, el BCE sigue por la senda, que los EEUU están abandonando lentamente, del Quantitative Easing. Adquirirá “un amplio abanico” de activos financieros; principalmente titulizaciones (ABS) y bonos garantizados. Reuters había adelantado que la cantidad ronda el medio billón de euros. Recordemos que el PIB de España es de un billón de euros, para hacernos una idea. Había analistas que habían adelantado un apoyo de hasta tres billones de euros. Lo que ha hecho, finalmente, es lo mismo que había adelantado Mohamed El-Eiran: Tomar unas medidas, y guardarse parte en la recámara.

Vamos ahora al discurso. Se desprende de él que Draghi tiene en mente un diagnóstico de la situación, y una idea de cómo solventarla. El diagnóstico es que la economía europea se está ralentizando. El BCE ha rebajado sus previsiones de crecimiento para este año y el que viene. Por otro lado, en una preocupación excesiva, se cree que la moderación de los precios, que está en los objetivos declarados del BCE, es el anuncio de una deflación. Y en este momento nadie ha desbancado a Milton Friedman en su explicación de la crisis del 29. Esa explicación dice que la principal causa de la crisis es monetaria, y consiste en que la Reserva Federal permitió una gran deflación, entendida como destrucción del crédito y los medios de pago. Desde el BCE, desde los medios, se agita el miedo al fantasma de la deflación, como si estuviésemos hablando de la Santa Compaña.

La respuesta que propone Mario Draghi es triple. Por un lado, políticas de oferta, así llamadas: reformas económicas que liberalicen los mercados. Por otro dos políticas de demanda: Monetaria y fiscal. ¿Hemos dicho fiscal? ¿Dónde queda la lucha contra el déficit? EN los libros de historia. Los mercados están calmados por dos motivos. Lo peor ha pasado y, aunque truncada, coja o débil, se cuenta con una recuperación. Y Mario Draghi hará “lo que sea necesario”. Ya lo dijo hace dos años. Este verano, en la reunión anual de los gobernadores de los bancos centrales. Y en la de este año, también en Jackson Hole, ha hablado de los peligros deflación.

Pero hay más, claro. Aunque Draghi insiste a los gobiernos en que hagan más reformas, como dijo en un informe el BIS, “el dinero barato hace más fácil endeudarse que ahorrar, más fácil gastar que gravar, y más fácil seguir como estamos que cambiar”. Luego dice una cosa, pero fomenta otra. ¿Qué hay detrás? Francia. Francia se ha embarcado en una política de ajuste, por fin, aunque su alcance sea dudoso. Pero necesita sobrevivir económicamente mientras. Alemania acepta el pago de la inflación a cambio de que Francia ponga sus cuentas en orden.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.