www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Recordando a Xavier Tusell

viernes 17 de octubre de 2014, 20:05h

Entre las muchas cualidades que adornaron la personalidad del barcelonés X. Tusell se contó su facilidad para atraer vocaciones historiográficas y constituir equipos de estudiosos y estudiosas –muy numerosas- singularmente imantados por la contemporaneidad española, por el proyecto y realización de una construcción social que, aceptando los presupuestos de la impostergable modernidad requerida urgente e inaplazablemente por el país, hiciese posible y legitimara su inclusión en el bloque de las grandes naciones de su entorno físico e histórico. En dimensión muy similar, figuró igualmente entre sus innegables méritos profesionales la envidiable capacidad para organizar simposios y congresos del más variado tipo en torno a las principales temáticas de la andadura española por los siglos XIX y XX, en particular del último.

Justamente acerca de una de las más importantes cuestiones de la centuria pasada, la de la relación entre Catalunya y el resto de España su prestigio historiográfico y poder de reclamo para empresas científicas de alto bordo consiguieron llevar a buen puerto dos o tres congresos de alto velamen y ambiciosas metas. Su condición de insigne contemporaneísta y su nascencia en el Principado –seña de identidad a la que nunca renunció en medio de la Meseta, en cuyo centro transcurrió de facto su fecunda existencia- le condujeron a una permanente y lúcida reflexión sobre el tema subrayado más atrás. Antes de que éste recuperase la actualidad y crispación de otras épocas –singularmente, la de la Segunda República-, en un sobresaliente coloquio madrileño que logró reunir un descollante haz de politólogos, sociólogos e historiadores situados en el vértice de sus respectivas materias, el autor de incontables monografías en punto a extremos capitales del ayer inmediato de España y Europa –algunas en colaboración con su esposa, la relevante investigadora Genoveva García Queipo de Llano- ubicó las coordenadas de la cuestión, más que del “problema”, en el único terreno en el que, con bastante seguridad, podrá encontrársele una solución. A sus ojos y los de muchos de sus coetáneos ésta pasaba por un apasionado afán, del lado de “Madrid”, de comprensión y recepción de las reivindicaciones y propuestas catalanas, y, del Principado, de una apertura generosa a la búsqueda de un diálogo compartido y sin exclusivismos. El sentido del Estado de los “castellanos” y el del pacto y el compromiso de los catalanes abrirían las puertas, sin falsos optimismos y con el realismo propio de la alta política, a un camino de solución, alcanzable con inteligencia, paciencia –“sólo los fuertes son pacientes”, dijo Milton- y buena voluntad. Como se observa, con matices y, desde luego, con acuñación propia e intransferible-, el planteamiento tuselliano no se diferenciaba demasiado del mantenido, contra viento y marea, por un historiador coterráneo cuyo magisterio aplaudió y respetó invariablemente en medida insuperable: Jaume Vicens Vives (1910-60), muerto como él en plena posesión de sus formidables talentos.

Discípulo sumamente apreciado por D. Jesús Pabón, Jover Zamora, V. Cacho Viu y Carlos Seco Serrano, esto es, por los eximios contemporaneístas –todos de cuna al Sur del Ebro, menos el tercero- en los que la trayectoria reciente del Principado encontró más simpatía y luz interpretativa, el eco de sus enseñanzas latió siempre en los perspicaces enfoques del tema que en la última recta del camino del crucial 2014 angustia a todo español bien nacido. Resulta así muy lógico que en hora tan incierta y apesadumbrada la memoria de Javier Tusell se avive en el corazón de todos los que se enriquecieron con su trato, ejemplo e inagotables saberes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.